Archivo de la etiqueta: trabajo

Memoria

Estándar

Por: Julio Torres.

La memoria es el instrumento de trabajo de la vida o el incentivo de la creación, si consideramos que la vida incluye la gama completa de la creación, no podemos dejar de reconocer que la memoria es uno de los mayores atributos de la vida.

Eso que conocemos como memoria no solamente la encontramos manifestada en las formas más altas de inteligencia, también la encontramos demostrada en los elementos materiales más bajos, por ejemplo, una molécula de oro no podría comenzar su acción evolutiva con las características de otro elemento.

La memoria se demuestra exitosamente en las formas superiores de las células, imaginemos por un momento que accidentalmente sufrimos una quemadura que en apariencia destruye la forma de un dedo y aplicando una atención médica adecuada, nos sorprende el trabajo de la memoria cuando las células recobran su apariencia original, por eso afirmo que la memoria es el instrumento de trabajo de la vida.

El organismo físico de la mente, el cerebro y el sistema nervioso, esta desarrollándose al mismo tiempo que el cuerpo físico, reconoce rápidamente cualquier formación histórica o secuencia de vibraciones actuando sobre él.

Todo indica que reconoce las vibraciones que permiten la asociación y comparación que necesariamente emplea esa función de la vida, esa es la función de la mente que identificamos como memoria.

El punto de partida es la sensación de darse cuenta de las acciones y modificaciones inducidas por agentes externos, esa asociación y comparación de las sensaciones presentes con las sensaciones pasadas de carácter similar es lo que construye la memoria.

Aquí aparece la conciencia que se encarga de clasificar las vibraciones de acuerdo al parecido o analogía, diferencia o contraste y produce del caos una condición de orden en la conciencia objetiva conforme a las complejas sensaciones  que han sido acumuladas desde los más tempranos días de la existencia.

Un ejemplo puede ser en el caso de la sensación de la vista, cada vez que una vibración nueva manifiesta la vista al cerebro por medio del sistema nervioso de los ojos, la mente evoca otras imágenes con las que han tenido asociaciones o relaciones.

De esta forma la memoria puede sistematizar o tabular cualquier sensación antes de darla como reconocida y comprendida en su relación a la creación, la memoria puede usar la sensación en cualquier tiempo futuro en el posible desarrollo de otra sensación o pensamiento.

Tratar este tema me pareció estratégico porque muchas veces solemos confundir el asunto de la conciencia con el asunto del alma y la realidad es que en la conciencia parece que se realiza el trabajo de la memoria y por ende, prefiero hacer una separación entre la conciencia y el alma, ya que el trabajo de cada uno es distinto.

En un futuro próximo  trataré de explicar a detalle la función de la conciencia frente al concepto alma.

La alfombra mágica

Estándar

Los cuentos maravillosos que surgen desde hace mucho tiempo, en los que se describe que una alfombra puede volar a velocidades muy altas, que para su tiempo era algo fuera de lo normal.

Hoy en día, hemos viajado en algunas naves de uso comercial que han superado la velocidad del sonido, a nivel mundial se ha publicado que la velocidad de naves espaciales lo hacen más rápido cada día.

Hay quien dice que en este siglo de debe llagar a viajar a la velocidad de la luz y aunque se entiende como una exageración, no me atrevería a juzgar de imposible el reto.

Darwin, declaró que con frecuencia la ignorancia engendra más confianza que el conocimiento: Son los que saben poco, y no los que saben mucho, los que aseguran que los asuntos nunca serán resueltos por la ciencia.

En efecto, es la ciencia la que ha resuelto un sinfín de problemas, que resuelven conflictos de toda índole a diario y en todo momento.

No se que fue lo que obligó a los cuentistas de antaño, a decir que una alfombra podía volar, lográndolo solo con un chasquido de los dedos y el sueño se convertía en una realidad maravillosa.

Son pocas las cosas que hoy nos sorprenden, optamos por afirmar que así es este tiempo, a cada momento los descubrimientos logran sorprendernos de manera importante.

Creo con firmeza que gracias a esa imaginación sin fronteras, el ser humano ha logrado hacer realidad lo que en primera instancia calificamos como una fantasía a veces imposible de lograr.

Hacer realidad cualquier asunto que la imaginación nos otorga, desde luego que se trata del epílogo de algo que deseamos fervientemente y finalmente se hace realidad por medio de esa imaginación y el trabajo a realizar.

Es como el sueño de Newton, a quien el universo le parecía como el mecanismo de relojería al describir los movimientos regulares y orbitales predecibles de los planetas alrededor del sol, o de la luna alrededor de la tierra.

En el sistema solar no existen engranajes y las partes componentes del mecanismo de reloj gravitacional no se tocan en su movimiento, así es en el universo entero.

Los movimientos de los planetas son más complicados que los de péndulos y muelles, además, el mecanismo de relojería se deteriora o se destruye en determinadas circunstancias.

Durante períodos de tiempo muy largos, la atracción gravitatoria de mundos muy distantes, no es difícil pensar que en algún mundo pequeño pueda producirse alguna desviación inesperada dentro de su normalidad.

Sin embargo, en los relojes de péndulo existe algo que se conoce como el movimiento caótico: si desplazamos el plomo demasiado lejos de la perpendicular, el movimiento es arrítmico y desordenado.

El sistema solar marca mejor el tiempo que cualquier reloj mecánico y la idea de marcar el tiempo se obtiene del movimiento observado del sol y las estrellas.

Lo asombroso es que se puedan aplicar las matemáticas de manera similar a los planetas y a los relojes, por lo tanto, la maravilla de haber concebido la posibilidad de hacer volar una alfombra es tan sorprendente como el deseo de viajar a la velocidad de la luz.