Archivo de la etiqueta: Realistas

Realistas vs nominalistas

Estándar

Por: Julio Torres.

El tema sobre facultades objetivas que escribí en días anteriores constituye  y ha constituido un problema filosófico durante muchos siglos y me permití presentarlo aquí no porque se preste admirablemente a la controversia ni por adquirir un traje de erudito, lo he tratado porque pienso que es necesario un punto de vista adecuado al mundo y la vida en general.

Este problema llegó a su clímax en la edad media, cuando en esos tiempos funcionó una escuela filosófica conocida con el nombre de “realistas” que sostenían que las únicas realidades, es decir, que lo único que existe realmente, son las ideas que el ser humano tiene acerca de las cosas.

Consideraban que las impresiones transmitidas por sus sentidos son incompletas, de tal suerte que no son lo suficientemente reales, porque según ellos, los conceptos del hombre trascienden a la realidad, pues lo que el ser humano piensa acerca de las cosas parece más verdadero que las impresiones recibidas por medio de los sentidos.

En ese tiempo, para ellos, la realidad de una manzana consiste solamente en la idea que el hombre tiene sobre su naturaleza, y en la verdadera existencia, esa idea supera a las impresiones del color, del aroma y del tacto que el ser humano recibe de la manzana.

La otra escuela, conocida como “normalista” se opuso a este punto de vista, afirmando que era irracional, ellos sostenían que las ideas o los conceptos del ser humano son realidades secundarias, porque en primer lugar el hombre necesita experimentar las cosas externas a través de los sentidos y de esas experiencias forma sus ideas.

Por lo que, de acuerdo con estos personajes denominados “normalistas” las ideas dependen de las experiencias, las doctrinas normalistas dieron al mundo físico una existencia verdadera, separada de los pensamientos y de las ideas que el hombre tiene, lo cual es verdad.

Una tercera escuela se dio a conocer como: “Conceptualista” que expuso la doctrina de que las ideas del ser humano no tienen una existencia independiente, afirmaban que si bien los conceptos del ser humano dependen de sus experiencias con las cosas que les rodean, las ideas pueden tener tanta existencia, tanta realidad, como si en realidad tuvieran una existencia independiente.

En otras palabras, sostenían que lo que el hombre percibe como una manzana, es para él una manzana, sea o no una realidad.

Por consiguiente, puesto que nuestras ideas, las conclusiones que sacamos sobre las cosas, son para nosotros tan verdaderas como las cosas que tienen una existencia independiente, corresponde a nosotros calificar y analizar en forma muy cuidadosa nuestras impresiones y sensaciones, de no hacerlo, el mundo puede convertirse en una horrible distorsión.

Conviene en este momento aplicar algunas conclusiones: “Realidad” entonces, es la ley y el orden de las vibraciones y “percepción” es la ley y el orden de la consciencia, lo que es verdadero para el hombre es lo que él puede percibir, sin importar cual sea su realidad.

Las vibraciones producidas por cualquier evento, no constituyen sonido alguno, sino hasta que chocan en el tímpano, y entonces es percibido el sonido.

Los conceptos que tenemos acerca del mundo donde vivimos no llegan a ser, en el mejor de los casos, sino definiciones vagas de las sensaciones sentidas.

En el siguiente tema abordaremos “lo que es real al hombre, es lo que él puede realizar, sin importar la actualidad” y “Las actualidades que existen y son, no pueden volverse realidades al hombre hasta que las realiza” por lo que le titularemos: Realidad y actualidad, hasta entonces.