Archivo de la etiqueta: Mujer Aries

Una vez más con la mujer Aries

Estándar

Por: Julio Torres.

Declaré en un artículo anterior que si por casualidad o por causalidad me encontrara una vez más con una mujer Aries, pienso que ahora estoy más preparado y sostener una relación amorosa con mejor éxito que en su momento lo experimenté, pero insisto, nada de lo vivido con una maravillosa mujer Aries, lo cambiaría ni un centímetro se lo aseguro.

Otra de las cualidades de esta maravillosa mujer, es que su velocidad mental cautiva a todo hombre, claro si es que se quiere sentir amado profundamente, pero nunca intente tratar de controlarla, deje que sea ella la que tome la iniciativa, difícilmente se equivoca y si de distribuir los dineros se trata, abiertamente se puede confiar en ella, hasta ahora no entiendo cómo es que lo hacen, pero es como si tomaran una varita mágica a la hora de hacer el gasto diario.

Jugar al papá y a la mamá es fabuloso, pero debe estar alerta y detectar el momento que ella decida tomar la iniciativa, no se asuste, no pasa nada, es más, le sugiero que se deje conducir porque la experiencia va a resultar muy rica en el proceso y en el resultado, claro que habrá de cuidar la privacidad necesaria en el caso, pues no es muy audaz si se siente vigilada.

Una buena forma de jugar con ella en los menesteres conyugales quizás deba ser en lugares distintos al entorno familiar, ella prefiere no arriesgar el ser descubierta, y hablar de estos asuntos es mejor hacerlo en privado, de ninguna manera es conveniente hacerlo abiertamente, salvo que se hable de ello en forma disfrazada o con palabras encubiertas.

Si una mujer Aries le declara que está enamorada de usted, no lo piense mucho ya que su audacia llega hasta ese punto y lamentable es que muchas veces ello se interpreta de manera equivocada con resultados bastante desagradables.

No sucede nada si permite que esa maravillosa damisela le declara su amor, lo que ocurre es que se desespera de que el “galán” no se decide a cortejarla abiertamente  en su momento y debo reconocer y aceptar que en realidad nunca tuve el valor de expresar mi deseo a una maravillosa mujer Aries y lamentablemente la perdí sin remedio, con la consiguiente frustración.

Me prometí entonces nunca más cometer el mismo error y cuando se repitió la oportunidad, simplemente me entregué sin reserva alguna permitiendo que fuera ella la conquistadora y le aseguro mi querido lector que nunca me arrepentí de haber tomado esa decisión.

Desde luego que mi pobre experiencia, por edad claro, impidió que ese romance perdurara lo suficiente y a estas alturas reconozco que esa inexperiencia fue la causante de la ruptura vivida y que superar esa derrota me llevo algunos años  y que al paso del tiempo, como dice el dicho “que a toro pasado” todos podemos justificar que no hicimos lo que debimos hacer en su momento, pero en realidad es que no contaba con la experiencia necesaria.

Me temo que simplemente no entendí a esa mujer y hoy ya es tarde, si volviera a nacer, tal vez corregiría el camino sin pensarlo y sin justificación alguna, de manera que si usted amigo lector, se encuentra en una situación parecida, le sugiero que trate de no equivocarse, solo disfrute el amor que tiene frente a usted, el amor de una mujer Aries.

Algo más de la mujer Aries

Estándar

Por: Julio Torres.

Muchos son los datos que se pueden comentar de una mujer Aries, que en términos generales se trata de un ejemplo femenino con una presencia muy atractiva, sin que necesariamente se trate de una belleza arrolladora, es de quien podemos afirmar que algo tiene y no sabemos que es lo que atrae tanto al sexo masculino.

Además de ser una mujer capaz de indicarle directamente al hombre que es de su agrado, la intensión de entablar una relación amistosa en primera instancia, y el resultado futuro creo que puedo afirmar, será ella quien tomará la iniciativa, en muchos casos la presa que ha escogido va a resultar tímida o demasiado atrevida y esto último a ella no le agrada, pues es ella la que debe tomar la decisión.

Es una mujer tan práctica que podemos interpretar que pensando y haciendo, la mayor parte de las veces nos cuesta mucho trabajo rechazar una decisión que ella ha tomado, y haciendo una descripción coloquial, puede usted imaginar lo siguiente: Ella es la que tomará la iniciativa hasta en la ejecución de un beso, créame, puede imaginar el siguiente paso.

Su sentido práctico muchas veces causa problemas en la relación de pareja, sin embargo, por sistema ella siempre tendrá la razón pues su velocidad mental permite que su pareja pierda un tiempo valioso hasta darse cuenta que logra imponer su voluntad, debo reconocer que lo descrito hasta este momento no lo estoy inventando, fue una vivencia, pero deliciosa.

Otra de sus virtudes es la transformación que logran en determinados momentos, se pueden convertir en una dama capaz de “detener el tránsito” pues poseen gran capacidad de cambiar su presencia con solo unos arreglos sencillos en su persona y la mayor parte de las veces arrancan un “guau” sostenido por un buen tiempo.

Y existen más virtudes aunque no lo crea, la mujer Aries es una fémina fabulosa, es trabajadora y emprendedora exitosa, lo hace literalmente como hormiguita, mostrando una entrega al trabajo como pocas y nunca dicen “no se puede” pues se les puede encargar la tarea más complicada y ellas lo resuelven con facilidad envidiable.

Enamoradas son altamente fieles, la problemática surge cuando dejan de amar, no recomiendo que dejen de amar a una mujer Aries, en primer lugar saben amar, en segundo lugar, aunque se muestren un tanto frías en determinadas ocasiones, lo cierto es que se entregan tanto a sus obligaciones y al trabajo que solemos equivocar el juicio sobre ellas.

Tal vez los celos no sea una debilidad en la mujer Aries, o quizás no sea algo que le preocupe mucho, lo importante es que sabe amar, con una mujer Aries no es necesario recurrir a la búsqueda de otra mujer, por lo menos me complace reconocer que mientras la relación con una mujer Aries se mantuvo, lo disfruté maravillosamente, lamentablemente se interpusieron algunos imponderables que impidieron continuar disfrutando de ese amor.

Si usted amigo lector tiene la fortuna de amar a una mujer Aries, sujétela, no la suelte bajo ningún argumento, ámela, ámela intensamente, pero compréndala o por lo menos intente comprenderla, aunque no es sencillo, me atrevo a sugerir que nada hay que alguna otra mujer le pueda ofrecer más que ella, si usted comprende a tiempo lo descrito, le aseguro que encontrará la felicidad plena, pero no se coloque en competencia con ella, lo más seguro es que pierda la partida.