Archivo de la etiqueta: Dime espejito

Espejito, espejito, dime……

Estándar

Por Julio torres.

Vernos al espejo Parece la cosa más simple y sin embargo le puedo asegurar que es el evento más difícil que todo ser humano enfrenta y no siempre con la fortaleza necesaria, lo conflictivo de la situación de verse al espejo es: Si somos capaces de ver una realidad, en la imagen que se refleja o vemos nuestra realidad sin atrevernos a aceptarla del todo.

Siempre pensamos que somos “el mejor padre” o “el mejor esposo” o el mejor en cualquier papel que representamos en nuestro entorno social, sin embargo, el espejo nos va a decir la verdad, o nos va a decir lo que queremos escuchar, como lo hacía el espejo de la madrastra de Blanca Nieves.

Aceptar lo que en realidad vemos al espejo es muy difícil, a veces aseguramos que poseemos los ojos más bonitos de la familia o que nuestra imagen es la mejor de nuestro medio social y la realidad es solo una, que el espejito nos presenta una realidad que no conocemos o mejor dicho, una realidad que no estamos dispuestos a aceptar totalmente.

Este experimento es muy difícil de valorar en todo lo que vale, aceptarnos como somos en verdad es tal vez el paso más complicado que la vida nos tiene reservado, y se debe a una situación muy simple, desde que nacemos, nuestros padres graban en nuestra mente lo que consideran que es lo mejor para nosotros, sin detenerse a pensar que lo más importante es que nos enseñen a ser libres, a decidir nuestro futuro, dentro de un marco legal bien definido.

Me atrevo a decir que ese es el principio de todos los males sociales que nos contaminan a lo largo de la vida, causados tal vez por ignorancia, de manera que me atrevo a sugerir que una buena práctica sería tratar de vernos al espejo dispuestos a descubrir que es en realidad lo que nos dice y no caer en el error de la madrastra de Blanca Nieves al consultar sobre su hermosura al espejo.

Muchas disciplinas recomiendan que el principio de solución en conflictos de identidad, es la aceptación terminante de la realidad que nos proyecta ese espejo, aceptar que el tiempo es el tiempo y que todo lo cambia, nunca antes me había dado cuenta que comienzan a aparecer arrugas en la piel y que el pelo ha cambiado de color.

Los años parecen acumularse a gran velocidad sin darnos cuenta y hasta nos invade un sentimiento de preocupación, el reto es entonces, tratar de aceptar lo que ese espejo nos entrega, ese espejo que nos dice la verdad porque es incapaz de engañarnos, ese espejo que con su mensaje fulminante nos invita a reconocer y aceptar nuestra verdad.

Alguien dijo que la verdad nos hace libres, pues entonces, a disfrutar esa libertad y una vez que revisamos esa verdad que el espejo nos entrega, habremos de dar el primer paso hacia la verdadera felicidad que la vida nos tiene reservada, con el fin de invitarnos a disfrutar los años venideros con dignidad y valor.

Cuando pude descubrir en el espejo mi verdad, puedo asegurar que encontré la felicidad, me apena reconocer que estaba muy equivocado en mi pensamiento, no tenía ni la menor idea de mi personalidad, hoy día considero que se exactamente como soy y lo acepto de mil amores porque hoy soy feliz, mañana no lo se, el espejo me responderá.

Cada día, por la mañana sugiero verse al “espejito” y preguntar quien soy en verdad y le aseguro que encontrará la mejor respuesta, no tenga miedo, vale la pena vernos a diario, se llevará grandes sorpresas, espero lo practique, y muy pronto exclamará: “¿Ese soy yo?”. Ese es usted se lo aseguro.