Archivo de la etiqueta: Conquista

Cuentos de la conquista

Estándar

Se dice que lo nuevo se describe a través de lo conocido, Bernal Díaz del Castillo comparaba a Tenochtitlan con la Venecia italiana porque ambas estaban construidas sobre el agua y de esa forma, a partir de las descripciones de los cronistas, Europa comienza a inventar poco a poco su propia versión de América.

Cuarenta años después de que los soldados dirigidos por Hernán cortés conquistaran territorio mexicano, Bernal Díaz uno de los soldados de Hernán Cortés narra los acontecimientos que titula: Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

Bernal dice: “Quiero decir que miren las personas sabias y leídas esta mi relación desde el principio hasta el final, verán que en ningunas escrituras en el mundo, ni en hechos de hazañas humanas, ha habido hombres que más reinos y señoríos hayan ganado”.

“Como nosotros los verdaderos conquistadores para nuestro rey y señor y entre los fuertes conquistadores mis compañeros, a mí me tenían el más antiguo de todos y digo otra vez que yo, yo, yo lo digo tantas veces, que yo soy el más antiguo”.

“He servido como muy buen soldado a su majestad y lo digo con tristeza de mi corazón, porque me veo pobre y muy viejo, una hija por casar y los hijos varones ya grandes y con barbas y otros por criar y no puedo ir a castilla ante su majestad”.

Como en muchas historias de hombres valiosos, la vida de Bernal Díaz del Castillo terminó en la pobreza, lo cual siempre es y será triste e inequitativo, él nos regaló un documento que tiene un gran valor puesto que él sí lo vivió.

Se fueron editando muchas versiones de los acontecimientos por quienes llegaron a estas tierras después de los verdaderos iniciadores de la conquista y me temo que dichas versiones han estado cargadas de datos fantásticos producto de la imaginación.

En su carta al Rey de España, Bernal Díaz muestra un sentimiento de tristeza porque se abandonó o fue abandonado en tierras de lo que hoy es Guatemala, pero queda de manifiesto que hasta sus últimos días de vida mostró su lealtad y obediencia al rey de España.

En las narraciones originales se deja entrever que Bernal Díaz apenas contaba con 15 años de vida cuando acompañó a Hernán Cortés, de manera que su juventud e inteligencia le permitieron escribir lo que considero los datos más confiables.

A lo largo de esta serie que titulo como “cuentos de la conquista” trataré de imaginar y transmitir a ustedes lo que pienso es muy valioso de esos tiempos en estas tierras y que finalmente es la base de lo que hoy somos.

Siempre he pensado que si conocemos nuestra historia con una realidad sin pasiones, es posible que encontremos respuestas ciertas de lo que hoy somos, también sin pasiones, no existe en mí intenciones de cambiar o inclinar la balanza hacia ningún lado, quiero la verdad solamente.

Espero poder encontrar respuestas satisfactorias que me digan con certeza lo que fue el gran Imperio Azteca y el resto de los pueblos de esta altiplanicie y entonces poder entender también con certeza, lo que somos al día de hoy.

Pienso que nuestra historia contada como “cuentos de la conquista” podrá entregarnos un mejor panorama de lo que hoy es México.

La toma de Tenochtitlán

Estándar

La estrategia militar utilizada por Hernán Cortés, resultó fundamental en la toma  de Tenochtitlán y consistió en obstruir los canales con los materiales de las casas derribadas con el fin de introducir los caballos y la artillería.

No podemos ignorar que la participación de los aliados resultó primordial, pues solo con la ayuda de miles de tlaxcaltecas se pudo realizar esa titánica acción.

Tratar de ir nadando era verdaderamente imposible, pues desde las azoteas surgían los disparos de flechas que lograban hacer mucho daño y cuando lograban apropiarse de algún canal o puente procuraban protegerlo día y noche.

Relata Bernal Díaz: “Los mexicanos metían mucha agua y bastimentos de los nueve pueblos que estaban poblados en el agua; porque en canoas les proveían de noche, o de otros pueblos sus amigos, de maíz y gallinas y todo lo que querían”.

Continúa Bernal: “Y al otro día tratando de evitar que no les entrase esto, fue acordado que dos bergantines anduviesen de noche por la laguna a dar caza a las canoas que se les pudiesen quebrar o traer a nuestros reales”.

“No había día que no traían los bergantines que andaban en su busca presa de canoas y muchos indios colgados de las entenas”.

En los relatos históricos que los españoles hicieron de los acontecimientos por medio de pinturas en biombos, exageraron al pintar el uso de armas de fuego, en realidad, la utilización de este tipo de armamento era muy limitado a principios del siglo XVI.

Inclusive aparecen pinturas de tlaxcaltecas con armas y vestimentas españolas con detalles del caballero tigre, sin embargo, Bernal Díaz nunca menciona que los españoles hubieran armado a sus aliados, de quienes en ocasiones desconfiaban.

Pareciera que muchos pueblos que estaban inconformes con las relaciones del imperio de Moctezuma, al ver que poco a poco se estaba apreciando el triunfo de los españoles, decidieron unirse en paz con Hernán Cortés.

Afirma Bernal: “Se juntaron todos esos pueblos y con mucha humildad le demandaron perdón si en algo nos habían enojado, y dijeron que eran mandados, que no podían hacer otra cosa y Cortés holgó mucho de los ver venir de paz de aquella manera”.

Como Cortés vio que no se podían proteger todas las aberturas y puentes que ganaban cada día, porque de noche las recuperaban los mexicanos y las reconstruían, decidió reunirse con sus capitanes buscando una solución.

Bernal describe el acuerdo de la siguiente manera: “Se resumió en todo lo platicado que al otro día saliésemos de todos los tres reales con toda la mayor pujanza, así los de a caballo como los ballesteros, escopeteros y soldados, y que los fuésemos ganando hasta la plaza mayor que es Taltelulco”.

Al paso del tiempo creo que queda de manifiesto el talento de Cortés como un gran estratega, que con un puñado de soldados logró la hazaña de conquistar estas tierras, aún en contra de los intereses de españoles que trataron de obstaculizarlo.

Quiero imaginar que aquellos tiempos no eran fáciles para la gente que poblaba estas tierras, por la causa que haya sido, y en las narraciones de Bernal Díaz se aprecia que los españoles trataban de construir una España poderosa.

Como haya sido, la toma de Tenochtitlán siempre me ha parecido un acontecimiento muy brillante en el mundo de aquellos tiempos, de esa forma nació este gran país: México.