El Error

Estándar

Por favor, hermanos mexicanos, el error del año 2000 fueron , no votar por Fox, sino por no comprender que sus buenos propósitos fueron frenados por quienes ostentaron en su momento las curules del congreso que no permitieron avance alguno solo porque no era idea de ellos y perdimos la gran oportunidad de construir un México exitoso y lo mismo hicieron con Calderón y en el mandato actual,no han sido capaces siquiera de conservar los pequeños avances, sino que los destruyeron, en este mandato nunca continuaron la construcción de la refinería proyectada en tiempos de Calderón, lástima, pero no puedo dejar de criticar a quienes frenan el progreso, este ha sido el peor sexenio para nosotros, el Pueblo.

Anuncios

Campañas Políticas

Estándar
Las campañas políticas
Por: Julio Torres

El poder compartido en la manera de hacer campañas
políticas está fuera de todo sustento ya que no son los gobernadores los que
pueden hacer o mejorar las cosas, ellos solo son ejecutivos, quienes no hacen
“ruido” son los integrantes del parlamento porque de ellos nace todo lo que
afecta al ciudadano, para bien o para mal, ellos son los verdaderos causantes
de los problemas de los ciudadanos, sus leyes no están diseñadas pensando en el
ciudadano que es quien mantiene al estado.

La ignorancia general auspiciada por el propio estado,
es la verdadera culpable de que las cosas no funcionen como lo deseamos,
infinidad de leyes han sido aceptadas de manera dictatorial por los congresos y
otras que a simple vista serían benéficas para el pueblo nunca resultan
aplicables, basta enumerar los casos donde “el debido proceso” ha dejado sin
posibilidad de defenderse a las víctimas que no han sido pocas, dejando el
libertad a los delincuentes.

El común denominador ha circulado en contra de los
ciudadanos,

los ejemplos son muchos, pero no se trata de enumerarlos en este
espacio, lo que quiero, es señalar a los verdaderos culpables, porque dentro de
pocos días habremos de elegir a nuevos mandatarios, a nuevos “ejecutivos”, pero
a ningún candidato he escuchado marcar, que tratará de obligar de alguna manera
a los congresos a generar leyes en favor de los ciudadanos, de no hacerlo, nada
podrán hacer cuando tomen el cargo que por apatía conquistarán, “la clase
política ha perdido toda credibilidad”, el día que sus campañas hablen de
ejercer el derecho de “veto”, ese día las cosas comenzarán a cambiar.

 

Espero con singular alegría que las nuevas
generaciones de mexicanos, logren lo que nosotros no hemos podido resolver en
los últimos 100 años, que el parlamento trabaje en “favor real” para nosotros,
los ciudadanos.

El municipio

Estándar
Instrucción, virtud y patriotismo

Es la base esencial de una sociedad, de
su buena o mala instrucción, virtud y patriotismo, depende la  bonanza de un país, porque es donde se educa
al pueblo, donde se aprende a discutir sus intereses, a valuar sus necesidades
y a transformarlas, ya que los individuos que componen y dirigen el destino de
esa comunidad, están en contacto íntimo con los ciudadanos que los han elegido
y con todos los miembros del cuerpo social que

ocupan los extremos de la escala
social.

En consecuencia, su virtud o su
corrupción conducen a la satisfacción o la miseria del pueblo. Un estado con
malos municipios tiene mal gobierno; ellos fueron el desembarcadero de la
tiranía y los últimos en sucumbir en la lucha, los pueblos guerrean más por
mantener sus garantías municipales que por su independencia; su gran poderío
viene directamente porque es gobernado por una autoridad local, elegida por los
habitantes que conocen a todos ellos y reciben toda la autoridad de que siempre
han gozado.

La fórmula es que la localidad debe
elegir a los que compongan su ayuntamiento, porque es la que conoce sus propios
intereses y las personas que sabrán proteger al pueblo. Las experiencias
universales han demostrado que el poder de los déspotas se establece de un modo
lento y progresivo, por la anulación sucesiva de la influencia del pueblo en
los negocios generales de la localidad respectiva.

 

 

Cuando un ayuntamiento es elegido por la
autoridad, directa o indirectamente, ya no hay pueblo, los habitantes se
convierten en esclavos, lo mismo sucede cuando el ayuntamiento carece de
autoridad en su distrito, y lo que ocurre es que cada municipio debe ocuparse
de la policía, que es la conservadora de la paz y tranquilidad públicas, así
como de la educación, salud y seguridad, calcular el valor de las fincas
rurales y urbanas, del haber de todos los vecinos y el producto de las
industrias, para que cada uno pague conforme a las leyes de equidad y justicia.

 

 

Entonces, se hace necesario que el cuerpo
gobernante realmente sea escogido de entre los vecinos de dicho municipio,
porque sus intereses se encuentran en ese lugar, es seguro que defenderán las
propiedades del pueblo con éxito como lo marca la constitución política del
país, de allí la necesidad de escoger a los más honestos, reconocidos por toda
la comunidad y así el delito civil o penal se podrá perseguir de manera simple,
al descubrir a quienes por la razón que sea cometa ilícitos.

 

 

Los municipios habrán de tener mucho
cuidado de elegir a personas que carecen de educación familiar y académica
acerca de los seres humanos y de las cosas, porque ellos no podrán dictar leyes
justas, ni ser jueces de hecho o de derecho ya que fácilmente pueden resultar
engañados y se pueden corromper “invirtiendo las rentas públicas”. El débil y
el ignorante no puede encargarse de una gran responsabilidad, entonces, un
municipio fuerte, justo y exitoso solo será posible construirlo con
instrucción, virtud y patriotismo.

El mismo barco

Estándar
El mismo barco
“Todos estamos en el mismo barco, todos tenemos que
luchar para que el trabajo sea una instancia de humanización y futuro, un
espacio para construir sociedad y ciudadanía”.
He querido agrupar algunas frases que el papa
Francisco dejó en su visita a México, pareciera que estaba hablando un mexicano
como cualquiera de nosotros que no se atreve a decir las cosas con la claridad
necesaria por temor o por cualquier otra causa.

 

“¿Qué
quiere dejar México a sus hijos, una memoria de explotación, de salarios
insuficientes, de acoso laboral o de tráfico de trabajo-esclavo, o quiere
dejarles la cultura de la memoria del trabajo digno, de techo decoroso?
¿Qué atmósfera van a respirar, un aire viciado por la
corrupción, la violencia, la inseguridad y desconfianza o, por el contrario, un
aire capaz de generar alternativas, renovación o cambio?”.
Lo anterior es como una fotografía de la realidad
nacional, donde los privilegios son de unos cuantos y la “carga” impositiva es
de los muchos y que los pocos vivan en la opulencia sin darse cuenta que
existimos y que ya no podemos resistir tanta injusticia en todos los terrenos
sociales.
“La falta de oportunidades de estudio y trabajo
sostenible y redituable que les permita proyectarse genera en tantos casos
situaciones de pobreza y marginación y esto es el mejor caldo de cultivo para
que caigan en el círculo del narcotráfico y de la violencia. Es el lujo que hoy
no nos podemos dar. No se puede dejar solo y abandonado el presente y futuro de
México”. “La mentalidad reinante pone el flujo de las personas al servicio
del flujo de capital, provocando en muchos casos la explotación de los
empleados como si fueran objetos para usar, tirar y descartar”
Considero que es muy importante que la clase
gobernante comprenda que la única manera de generar riqueza es por medio del
trabajo y no de la empleo-manía del estado, es momento quizás de que se
comprenda al ciudadano que lo único que pide es libertad de trabajo, que se le
permita trabajar en lo que sabe hacer pero sin tantas medidas “regulativas” que
solo entorpecen la generación de riqueza tan indispensable.
“Las cárceles son un síntoma
de cómo estamos en la sociedad, en muchos casos de silencios, de omisiones que
han provocado una cultura del descarte, de una cultura que ha dejado de apostar
por la vida, de una sociedad que poco a poco ha ido abandonando a sus hijos”.
“A veces,
pareciera que las cárceles se proponen incapacitar a la persona, invitando a
seguir cometiendo delitos, más que a promover los procesos de 
re-inserción que
permitan atender los problemas sociales, psicólogos y familiares que
llevaron a una persona a una determinada actitud”.
“No te preguntes por qué
estás aquí, sino para qué, y que esto nos lleve adelante, nos haga ir saltando
las vallas de ese engaño social que cree que la seguridad y el orden solamente
se logra encarcelando”.
Yo también los
invito a soñar el México que nuestros hijos se merecen, un México donde no haya
personas de primera, segunda o cuarta, sino el México que sabe reconocer en el
otro la dignidad, en realidad, todos estamos en el mismo barco, todos tenemos
que luchar para que el trabajo sea una instancia de humanización y futuro, un
espacio para construir, recordemos que cuando se nos permitió una cierta
libertad de trabajo sin tanta complejidad 
regulativo y tributaria, la
economía familiar funcionaba mejor, una frase muy antigua dice: que
el mejor gobierno es el que menos se nota que gobierna.

Habitación del alma

Estándar
Habitación del alma

Conforme a los
libros de anatomía, sabemos dónde se encuentra cada uno de los órganos de
nuestro cuerpo, inclusive su función, pero la curiosidad me conduce a tratar de
imaginar en qué lugar del cuerpo se encuentra mi alma y como funciona, trataré
entonces de buscar la respuesta que me ayude a despejar la incógnita.

La fisiología indica
con gran exactitud la forma de trabajar de cada órgano y su importancia a lo
largo de nuestra vida, por otro lado comprendemos que nuestro cuerpo contiene
una gran cantidad de células agrupadas mediante un orden perfectamente definido
y cada parte desarrolla un trabajo con una exactitud predominantemente justa y
perfecta.

Por lo tanto,
nuestro cuerpo se puede definir como la máquina más perfecta de la creación
divina, y acentúo el concepto “creación divina” porque hasta ahora y tal vez
nunca podamos fabricar una réplica tan perfecta como lo hace la naturaleza, o

Dios, como usted lo comprenda.

El hecho es que
durante nueve meses nuestra madre pareciera que esculpe la hechura que ha de
mantenerse en correcto funcionamiento por un número determinado de años,
entendiendo entonces que somos parte de la materia que se encuentra en el
universo, es por eso que le califico de creación divina.
Una vez cumplidos
todos los requisitos, llega el momento de ser expulsado del vientre materno,

sabemos que todo ese tiempo de fabricación es mamá quien por medio de sus
recursos corporales ha dado razón a ese milagro de la vida, pero ahora se
presenta “el paso temerario”, salir y enfrentarse a la vida de manera autónoma,
la ayuda materna se centrará en el cuidado solamente de la escultura viviente.

Es entonces, que “al
llegar a este mundo” se le entrega a

ese nuevo ser humano el bagaje que lo
acompañará durante el tiempo que se requiera y manifestar sus ideas, emociones,
alegría y tristezas, triunfos y fracasos y estudio que le sea preparado como compromiso
de vida y experiencia en la evolución que se le haya asignado.

Cumplir con todos
los “encargos” no es cosa fácil, es por ello que se le entrega la herramienta
adecuada que le

permitirá cumplir con los compromisos y esa herramienta no es
otra cosa que su “alma personalidad” y la recibe en el primer instante, como lo
declaran los todos los escritos que de esto hablan, que recibe dicha
herramienta al tomar su primera dosis de aire, así se declara: “Y Dios creó al
hombre con barro de la

tierra y le sopló en la nariz el aliento de vida y él
vivió”.

En ese instante, ya
no necesita el aliento de vida materno, ya es autónomo, ya es capaz de mover
todo su cuerpo con las limitables primarias, pero ya habrá de “conseguir el pan
con el sudor de su frente”, mediante el llanto tal vez y eso, gracias a que sus
células cuentan con la “fuerza vital de vida”.

Cada una vibrando en
perfecta armonía, en perfecto equilibrio, como todo lo que emana de la
naturaleza divina, de tal suerte que no es difícil imaginar que la “casa” de
nuestra alma se encuentre en el núcleo de cada célula, y cuando llega el
momento final, se realiza la separación inevitable, la materia habrá de
transformarse y el alma regresa al punto de origen, como lo ordena la
naturaleza o Dios, como usted lo comprenda.

Libre y soberano

Estándar

filosofía,arte,ciencia,cultura

Libre y soberano

Las palabras “Libre y soberano” juntas
nos invitan a la reflexión más importante de todo ser humano, la soberanía se
define como el poder de dictar leyes y hacerlas efectivas, no puede encontrarse
fuera del ser humano, porque es un derecho natural y hasta podríamos calificar
como un derecho divino y como

todo derecho deriva de las facultades inherentes
a la naturaleza humana, la soberanía es su prioridad.

Sucede con la soberanía lo que con la
verdad que no es patrimonio de uno u otro, la verdad pertenece a todos los
seres humanos y adquiere gran valor cuando un grupo, pequeño o de grandes
dimensiones

constituyen una unión social que puede impedir el que alguien “se
otorgue” la propiedad de la soberanía, cada hombre o mujer posee un derecho
igual a concurrir al ejercicio de esa soberanía, porque es parte de la
asociación en que radica.

Ninguna reunión parcial ni individuo
alguno puede ejercer la soberanía sin delegación voluntaria de los asociados
para que los represente no solo ante las autoridades sino

a la sociedad misma,
los miembros de una asociación son los que eligen, deponen, hacen y deshacen,
los elegidos para representarlos son quienes trabajarán en el bien comunitario
por medio de las reglas escritas y el sentido común de la sociedad y evitar
todo perjuicio sobre todo a quienes al momento no pueden ejercer su derecho por
falta de edad o cualquier incapacidad.

No debemos olvidar que el pueblo es el
que elige, por lo tanto, suyo es el poder legislativo y suyo es el poder de
dictar leyes favorables a la asociación humana y aplicar esas leyes corresponde
a un monarca o a un presidente, según el país de que se trate, o sea “el poder
ejecutivo.

Definimos como asociación humana a un
enorme taller

de producción establecido con la esperanza de conseguir el bien
común de acuerdo a sus habilidades, en otras palabras esa asociación humana es
la que genera la riqueza.

Es por eso que la tarea de gobierno debe
centrarse en proporcionar los medios adecuados a los ciudadanos y que éste
pueda generar dicha riqueza de la manera más sencilla, con aranceles en
maquinaria e

insumos al menor precio posible y con la simplicidad fiscal
necesaria que permita una alta producción que sea capaz de proporcionar a los
generadores de riqueza todo lo necesario para la vida, el estudio, la
recreación, alimentación y bienes y servicios amplios y suficientes como
colaboradores del bienestar común.

Es por eso que todo aparato de gobierno
debe

limitarse a no tener que dejar al que le suceda, el trabajo de corregir
sus desaciertos, y no ser perjudicial a la nación, tiene que defender al débil
contra el fuerte, a velar por la salud pública en todas las formas y
necesidades, proteger lo presente sin comprometer lo futuro y no empeñarse en
administrarlo todo, el mejor gobierno es el que no se ve gobernar, porque ha
gobernado a un pueblo “libre y soberano”.

La miseria

Estándar
La
miseria

Por
decreto parece que no existen pueblos en miseria, pero entonces, comenzaremos
por tratar de razonar a qué le llamamos miseria, cuando un pueblo presenta
padecimientos físicos y morales es que “algunos privilegiados” se oponen a que
se utilicen los recursos que están a su alcance, el resultado es una especie de
envilecimiento, se pierden los derechos, pero un pueblo inteligente sufre y
tiene conciencia de sus males.

Una
comunidad inhumana ignora sus desarreglos, en tanto que el

corrompido hace gala
de ellos y se sumerge cada día más y más en la degradación, es como el loco que
vistiendo andrajos se cree rico y omnipotente, y una vez que logramos aceptar
que en verdad vivimos en una miseria, la pregunta es: ¿Cuáles son las poderosas
causas de estos males? Y la respuesta solo es una: La educación defectuosa y
los vicios del poder constituido.

Encontramos
aquí una media respuesta, la diferencia encontrada entre educación y
civilización y ésta es simplemente el medio que

evita la miseria y la educación
es el fin. Cierto es que la civilización pasa por diversas fases, en cuanto los
pobladores adquieren nociones exactas de los deberes de cada uno, la educación
no alcanza, hasta que descubren el modo de hacerlos efectivos, esto implica que
una nación puede estar civilizada pero no educada.

Tratar
de comprender la evolución del intelecto, exige no separar el estudio del
universo, del amor a lo infinito, lo maravilloso, lo sintético y lo deductivo;
el amor a lo infinito, escéptico en lo

analítico, lo inductivo se deriva de la
convicción del poder de nuestros recursos que permiten dominar la naturaleza,
por fortuna esta época es bastante positiva porque ya no se ofrece al sabio el
cuadro lastimoso de filosofías contra filosofías, aunque subsisten religiones
contra religiones.

El
grado de civilización de los países que brillan en el mundo y los cambios que
experimentan se debe a tres causas fundamentales: La suma de conocimientos que
poseen las personas más hábiles.

La dirección que da a sus estudios o la
materia a que se refieren sus conocimientos y la tercera causa se esparce a su
generalización en las masas y la libertad con que se difunde en ellas.

Entendamos
que el orden es lo que asegura la tranquilidad pública, garantizando a todos el
ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes, sin embargo, hay
quien dice o

predica que puede haber deberes sin derechos, lo cual es un
contrasentido, porque el deber supone la existencia de un derecho y viceversa,
es decir, los deberes y derechos nacen de la naturaleza, por ende son
recíprocos.

La
verdadera civilización principia cuando se ha acumulado la riqueza, es decir,
cuando están cubiertas las necesidades materiales, de tal suerte que las causas
más poderosas de las miserias del pueblo se deben en el siguiente orden:
Educación defectuosa y vicios del poder constituido, por lo tanto, las
condiciones materiales del país son las que prologan la ignorancia y se oponen
al progreso.

Entendiendo
por progreso los adelantos en el conocimiento de la naturaleza, ese adelanto
aumenta conforme al desarrollo de nuestra razón; cada idea, cada ciencia, cada
rama del saber humano; muchas veces visto el orden y el progreso como
antípodas, cuando que lo efectivo es sean inseparables calificando al orden
como el conservador de la tranquilidad pública, un pueblo ordenado, es
civilizado, un pueblo ordenado, derrota la miseria, y un pueblo ordenado
encuentra la felicidad.