Archivo de la categoría: Uncategorized

Regreso con entusiasmo

Estándar

Por diversos motivos me vi en la necesidad de retirarme por algún tiempo, pero hoy regreso con más fuerza para continuar con mis comentarios en una cuantas horas, mientras tanto, gracias por haberme seguido por mucho tiempo.

Anuncios

Historia “sinfín” en México

Estándar

En efecto, hoy nos encontramos en otra historia “sinfín” en este México de mis amores. Hace ya 200 años que la historia es la misma, cuando el poder se encuentra en estado de poder o poder del estado; mismas campañas políticas que conocí desde mi juventud hace ya más de 70 años, donde todos los candidatos prometen lo que saben que no cumplirán, simplemente porque solo pretenden obtener “el poder” que cada seis años está en juego, sin comprender al pueblo que lo único que quiere es paz, tranquilidad para trabajar, seguridad, salud y educación.

El mensaje para el ciudadano es que no le ponga precio a su voto, que no lo entregue por “migajas” de dinero, porque es el instrumento más poderoso de autoridad con que cuenta, autoridad que puede impedir incrementos en los impuestos, que se convierten en devaluaciones, que empobrecen al pueblo y generan corrupción y desacato a las leyes.

He titulado este tema “le historia sinfín” porque dicha historia se ha repetido a lo largo de los últimos setenta años y desde este momento y hasta la  mitad  del próximo año 2018, inundarán nuestros sentidos con los mismos discursos y las mismas historias, creando una “falsa esperanza” sin recato alguno y por si fuera poco, siempre descalificando a su antecesor.

Hace cuatro siglos aproximadamente que un monarca absoluto como lo fue Luis XIV que proclamó: “El Estado soy yo” y en este siglo XXI, políticos que se ostentan como grandes oradores declara que “el Poder es el Senado” porque pueden hacer lo que les viene en gana con el país.

La historia Sinfín, sigue vigente, pero solo cambiará cuando el pueblo en verdad se “asome” aunque solo sea por curiosidad, a la cultura que algunos de nuestros antepasados defendieron hasta con su la vida.

Unidos mexicanos

Estándar

Durante una conferencia se dijo que la palabra “mexicanos” significa “los unidos” que se dieron a la tarea de localizar el águila devorando a la serpiente y que la encontraron en un “islote” en la zona del lago de Texcoco en la altiplanicie que hoy ocupa la ciudad de México.

Esa conferencia la impartió un maestro de nivel secundaria, enamorado del idioma nahuatl y por ende, de esta tierra maravillosa con un clima verdaderamente idóneo para una vida tranquila y feliz, solo la interferencia que nos provoca el asunto político y la ambición de quienes tienen el poder es que no podemos encontrar la felicidad completa.

La apertura a las candidaturas ciudadanas fue otra de las “vaciladas” del sistema, pusieron tantas trabas que resulta imposible cubrir la demanda de condiciones, es claro que tampoco quieren abrir la puerta a la ciudadanía.

Tres son los enemigos de los ciudadanos: la ambición de quienes ostentan el poder, la hipocresía con la que nos tratan mediante el engaños de los “programas sociales” y la ignorancia que manifestamos en función de los derechos nuestros que no respetan.

Es por eso que los programas de educación han sido la herramienta fundamental de quienes nos gobiernan para continuar y mantener la “fábrica de pobres” que les resulta muy productiva porque nunca ha estado bajo el escrutinio de los ciudadanos.

Debemos agradecer al sexenio que terminará el año próximo, el estado de pobreza que entregaremos a nuestros hijos, nietos y bisnietos y ni siquiera les podremos pedir perdón porque para entonces ya estaremos en el otro mundo y la historia nos podrá “etiquetar” como los mexicanos que nunca se unieron para encontrar la felicidad.

El tiempo es “ahora”

Estándar

En efecto, el tiempo es ahora, los acontecimientos trágicos de los últimos días nos han dejado una gran información que nos ha lacerado durante más de 200 años, pues dependemos totalmente de los caprichos políticos.

Desde mis recuerdos de niño he escuchado que “estamos en crisis”, pero quienes gobiernan el país viven de maravilla porque todos sus gastos corren por cuenta de quienes aportamos vía impuestos dichos gastos.

Con los sismos de la semana nos enteramos que como ciudadanos carecemos de permiso para entregar en persona las aportaciones a los que todo lo han perdido y entonces resulta que el acopio de víveres y enseres solo los puede entregar el estado por medio de sus mecanismos que han dejado mucho que desear con su logística.

Por las redes sociales nos hemos enterado de muchas anomalías y lo peor del caso es que el estado nunca entrega cuentas, su frase favorita “se entregaron recursos al 70% de los afectados, etc. Pero esos porcentajes nunca sabemos  con respecto a que datos y si son reales o no y si tienen nombre y apellido, así que nunca vamos a saber si los políticos han entregado lo que declaran y de donde se tomó ese dinero, porque las campañas de apoyo por los medios de comunicación nos bombardean con solicitudes y la verdad es que poco se confía en esas campañas.

Me queda claro que somos un pueblo noble, pero sin reglas claras, tampoco sabemos el destino de las aportaciones extranjeras y de los personajes famosos que de buena fe también aportan, de tal suerte que siempre quedamos a merced de nuestros gobernantes.

A estas alturas me quedo con varias reflexiones, cierto que somos  pueblo indisciplinado hecho a voluntad del que gobierna, que no nos cree capaces de conducirnos sin su rectoría, que en su afán de “protegernos” se adueña de todo cuanto nos puede beneficiar y resultamos más desprotegidos.

La fórmula pudiera ser que nos dejen verdaderamente en libertad de trabajo, libertad de empresa, libertad de reunión, libertad de comercio, libertad de aseguramiento, libertad de enseñanza, libertad de prensa, libertad de pensamiento y que se nos rinda cuentas de cada peso que se recaude vía impuestos y que el se quiera dedicar a la política lo haga con sus propios medios y no con los nuestros.

Somos también un pueblo trabajador, por lo tanto, ya que no nos permiten los tratados fabricar maquinaria, entonces que le quiten aranceles a la maquinaria que ingresa para que su costo quede al alcance de nosotros y que tengamos la libertad de generar nuestra propia riqueza.

Talento sobra en los mexicanos. “El tiempo es ahora”, seamos libres en la práctica y no en la que predican los historiadores oficiales, son muchas las leyes que se han diseñado “para protegernos” es mejor que el poder judicial imparta verdadera justicia, que el poder legislativo solo se dedique a las leyes que nos protejan y deje de ser operador intermediario y que el poder ejecutivo, ejecute los mandatos con transparencia y equidad. El tiempo es ahora.

 

Si yo fuera, si yo estuviera

Estándar

Si yo fuera Enrique Peña Nieto en este momento ya estaría utilizando mi derecho de veto para destinar esos capitales que debe entregar a los políticos para sus campañas políticas, finalmente el congreso ha aprobado cuanta iniciativa he enviado a las cámaras.

El presidente de la República tiene en sus manos los acontecimientos naturales a su favor, basta que ejerza dicho derecho de veto para dedicar esa millonaria suma de dinero que los candidatos derramarán en la basura durante el año electoral.

Tal vez si en lugar de un presidente “elegido popularmente” tuviéramos un Rey como muchos que la historia describe; que en un arranque de inspiración, utilizara esos dineros en la reconstrucción del país tratando de aliviar las perdidas ocasionadas por la madre naturaleza.

Quizás si se aislara por un instante de la gente que le rodea y pensara que tiene en las manos la oportunidad de pasar a la historia como el presidente que salvó de la ruina a los mexicanos en su último año de gobierno.

Si yo estuviera en los zapatos del presidente Peña Nieto, creo que vale la pena imaginar aunque solo sea por un instante, que bien se pueden utilizar esas sumas millonarias en bien de los ciudadanos y no solo de los que en este momento sufren las pérdidas materiales naturales, sino de los 120 millones de ciudadanos que conformamos este país.

A su lado tiene a un personaje que conocí desde su niñez: Miguel Osorio Chong, nacido en el seno de una familia ejemplar, su papá y su mamá, pareja honesta que lucho desde siempre en busca de una superación familiar que parecía muy lejana y sin embargo lograron poco a poco esa superación.

Debe tener a su lado a muchos colaboradores que lucharon como la familia de Miguel, en busca de la felicidad profesional, si usted hubiese conocido a su papá, hombre trabajador lo mismo que su mamá, estoy seguro que entendería lo que trato de decir.

Por medio de ellos puede usted, señor presidente, imaginar lo que verdaderamente queremos los mexicanos, hoy es el momento de voltear a vernos en nuestra exacta dimensión, en sus manos está la oportunidad de trascender de manera exitosa, y que la constitución lo premie, o que se lo demande.

Tercera llamada, tercera

Estándar

Si sirves, si sirves

Tercera llamada, tercera:
A punto están de levantar el telón,
el escenario a mostrar es el de la contienda electoral que se llevará a cabo en
varios lugares de México, pero lo que verá el público pasará a la historia como
una comedia grotesca digna de una carpa de los años cuarenta del siglo pasado
en la ciudad de México. D.F.
Por fortuna estoy viendo el escenario
desde galerías, pues no pertenezco a ningún partido político, ni estoy de
acuerdo con las llamadas “propuestas de campaña” que se han caracterizado en el
insulto y se descalifican unos contra otros y tampoco he visto o escuchado
la forma como nos defenderán desde sus “tronos”
Me queda claro que en este escenario
solo aparecen los miembros de la aristocracia política, aunque en algunos casos
pareciera que conviven con el pueblo, pero carece de credibilidad lo que hacen
y lo que dicen, creo que era muy superior el gran “Palillo”, el humorista de
mediados del siglo pasado que se caracterizó por la crítica al sistema de
gobierno de entonces.
Todos los políticos actuales han
olvidado que su razón de existir se concreta a tres “servicios” fundamentales, “Seguridad,
Salud y Educación”, pero ni proporcionan seguridad y el estado de derecho dista
mucho de ser rápido y expedito, de honorable, habremos de analizarlo en otro
momento.
El poder ejecutivo tampoco defiende
al débil de la hipocresía del fuerte, o de los que manejan el dinero, y de la
violación de los derechos humanos que a diario resultan violentados en todos
los terrenos y la libertad de empresa y la libertad de comercio son letra
muerta, solo se dedican a poner obstáculos.
Pero el más culpable de los tres
poderes es el legislativo, que ha diseñado muchas leyes, hasta en exceso diría
yo, pero sin calcular la operativa pues las libertades necesarias no se
pueden aplicar por los reglamentos faltos de equidad hacia el ciudadano.
Nosotros, “el pueblo” solo aspiramos
a producir la riqueza necesaria para nuestra familia, para que juntos encontremos
la felicidad, pero quienes hacen las leyes, quienes las ejecutan y quienes
debían ser los árbitros entre el pueblo y los gobernantes están muy lejos de
ese pueblo que genera la riqueza de un país.
Han olvidado que dicha riqueza
siempre la genera el pueblo y no el gobierno, entonces, si en los próximos
comicios no toman en cuenta la razón de su existencia, este país se verá
nuevamente maltratado social-mente y cuando baje el telón de esta comedia,
pueden hasta quemar el teatro.

 

Ciudadanos que votaran dentro de unas
horas, esta es una gran oportunidad de corregir el rumbo, piénsenlo, la
distancia entre lo sublime y lo ridículo es muy corta, México está hipotecado
para los próximos 30 o 50 años, la reflexión es: mediten lo que harán en los
próximos comicios, espero que no se arrepientan cuando el telón baje y la
función termine sin aplausos, el tiempo le pasará la factura a nuestros
descendientes.

lo que quiero

Estándar

Quiero decirle a los políticos que en estos días están en campaña para las gobernadoras de cuatro estados muy importantes, he seguido más o menos de cerca los discursos y me sorprende que a ninguno le escucho decir que al salir favorecido con el voto ciudadano, lo primero que implementará es una reducción de los impuestos, aunado a una reducción considerable a los trámites para abrir nuevos negocios y que analizando la situación actual del país lo que se requiere es luchar en verdad para que el salario de los trabajadores en todos los niveles sea suficiente para obtener la felicidad familiar.

Mientras los gobiernos insistan en manejar el dinero recaudado, nunca, pero nunca resolverán la pobreza, porque no hay nada mejor para generar riqueza que el dinero circule en las manos de los empresarios, los empleados y obreros, si el dinero circula libremente en las manos de los emprendedores será como la sangre circulando en el cuerpo social.

Dice una máxima que para generar riqueza solo se requieren dos elementos: poner a funcionar la propiedad y trabajarla, entonces si le damos la mayor parte de nuestro dinero trabajado al gobierno es como desangrarnos paulatinamente hasta llegar a la anemia total.

El gobierno nunca ha producido nada, no es su función, el gobierno está para defender al débil de los embates del fuerte, es para dar protección a todos los ciudadanos y proporcionarle seguridad, salud y educación, pero no para generar riqueza, insisto, la generación de riqueza está en manos de la gente emprendedora y de la gente trabajadora, si le quitamos la mitad o más de lo que percibe como salario, nunca podrá consumir los productos que inclusive colabora en la fabricación.

Entiendan gobiernos, ustedes no están para producir riqueza, el ciudadano es quien la produce, su función es perfectamente clara en la constitución, cumplan con ella y verán que pronto viviremos todos felices.

Quienes se han servido del presupuesto para enriquecerse, no les pido que regresen lo que no es suyo, mejor con ese dinero traten de fundar nuevas empresas que a su vez generarán muchos empleos, pero entiendan que el gobierno de ninguna manera es empresario, no invadan lugares en el engranaje social que no les corresponde.

“Libertad de trabajo, libertad de empresa, libertad de comercio, inclusive libertad de creencia es todo lo que se necesita para que este México maravilloso en verdad ingrese al escenario del primer mundo”.

Eso es lo que quiero para mi México querido y para cada mexicano que ha nacido en esta bella tierra, sin distinción de raza, nivel social, educativo y demás.