El municipio

Estándar
Instrucción, virtud y patriotismo

Es la base esencial de una sociedad, de
su buena o mala instrucción, virtud y patriotismo, depende la  bonanza de un país, porque es donde se educa
al pueblo, donde se aprende a discutir sus intereses, a valuar sus necesidades
y a transformarlas, ya que los individuos que componen y dirigen el destino de
esa comunidad, están en contacto íntimo con los ciudadanos que los han elegido
y con todos los miembros del cuerpo social que

ocupan los extremos de la escala
social.

En consecuencia, su virtud o su
corrupción conducen a la satisfacción o la miseria del pueblo. Un estado con
malos municipios tiene mal gobierno; ellos fueron el desembarcadero de la
tiranía y los últimos en sucumbir en la lucha, los pueblos guerrean más por
mantener sus garantías municipales que por su independencia; su gran poderío
viene directamente porque es gobernado por una autoridad local, elegida por los
habitantes que conocen a todos ellos y reciben toda la autoridad de que siempre
han gozado.

La fórmula es que la localidad debe
elegir a los que compongan su ayuntamiento, porque es la que conoce sus propios
intereses y las personas que sabrán proteger al pueblo. Las experiencias
universales han demostrado que el poder de los déspotas se establece de un modo
lento y progresivo, por la anulación sucesiva de la influencia del pueblo en
los negocios generales de la localidad respectiva.

 

 

Cuando un ayuntamiento es elegido por la
autoridad, directa o indirectamente, ya no hay pueblo, los habitantes se
convierten en esclavos, lo mismo sucede cuando el ayuntamiento carece de
autoridad en su distrito, y lo que ocurre es que cada municipio debe ocuparse
de la policía, que es la conservadora de la paz y tranquilidad públicas, así
como de la educación, salud y seguridad, calcular el valor de las fincas
rurales y urbanas, del haber de todos los vecinos y el producto de las
industrias, para que cada uno pague conforme a las leyes de equidad y justicia.

 

 

Entonces, se hace necesario que el cuerpo
gobernante realmente sea escogido de entre los vecinos de dicho municipio,
porque sus intereses se encuentran en ese lugar, es seguro que defenderán las
propiedades del pueblo con éxito como lo marca la constitución política del
país, de allí la necesidad de escoger a los más honestos, reconocidos por toda
la comunidad y así el delito civil o penal se podrá perseguir de manera simple,
al descubrir a quienes por la razón que sea cometa ilícitos.

 

 

Los municipios habrán de tener mucho
cuidado de elegir a personas que carecen de educación familiar y académica
acerca de los seres humanos y de las cosas, porque ellos no podrán dictar leyes
justas, ni ser jueces de hecho o de derecho ya que fácilmente pueden resultar
engañados y se pueden corromper “invirtiendo las rentas públicas”. El débil y
el ignorante no puede encargarse de una gran responsabilidad, entonces, un
municipio fuerte, justo y exitoso solo será posible construirlo con
instrucción, virtud y patriotismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s