Archivos Mensuales: noviembre 2014

Espejo, engaño nuestro de cada día

Estándar
Espejo, engaño nuestro de cada día
Por: Julio Torres

El engaño, practica milenaria de los
seres humanos que se pierde en la noche de los tiempos, pero tal vez, sí
podemos establecer como inicio de esta tendencia a una fecha convencional, esa
fecha bien puede ser el día que los primeros habitantes de este planeta
descubrieron un instrumento maravilloso que dieron por nombre: “Espejo”,
inicialmente debieron sentirse atraídos
por la imagen reflejada, después, paulatinamente debieron descubrir que
esa imagen no era otra cosa que ellos mismos y el placer de ver su imagen debió
ser impresionante.

Al correr de los años, el descubrimiento
del espejo debió entregar una serie de experiencias que cambiaron las
costumbres habituales de nuestros antepasados, a tal grado que a partir del
espejo, la historia natural de la humanidad evolucionó diametralmente, pero eso
no es todo, resulta que el espejo nos colocó también ante un conflicto que a la
fecha no hemos podido resolver de manera efectiva, el espejo lamentablemente
coloca frente a nosotros a un ser que en realidad no conocemos pues nos muestra
a ese yo totalmente extraño.

La realidad es que nos vemos al espejo y
dudamos de lo que vemos, como si ese espejo mostrara gran interés en
confundirnos, lo que pasa es que no somos capaces de aceptar que lo que ese
espejo nos dice es la verdad pura y sencilla, mi nariz parece estar desviada a
la izquierda, solo que nunca lo había descubierto, porque nunca pude ver mi
realidad, ahora resulta que me he estado engañando durante muchos años, luego
descubro que no soy “esbelto” como afirmaba cuando mis amigos me sugerían que
bajara de peso y muchos descubrimientos que no quiero recordar.

Alguien dijo que un espejo es el mejor
amigo que tenemos, pero a veces tratamos de golpear a ese “amigo”, porque nunca
nos dice lo que queremos escuchar y cuando nos acercamos a él, tratamos de
verlo de “reojo” como queriendo engañar, sin pensar que solo se trata de un
“auto engaño”, de manera que la zona de engaño, es mejor que la verdad misma;
existen disciplinas donde la primera recomendación es tratar de verse al espejo
sin más equipo de defensa que la búsqueda de la verdad, poniendo como escudo
aquello de: “La verdad nos hará libres”.

“Conócete a ti mismo” “concentra tu
mirada ante un espejo y verás tu alma” y tantas formas que se han encontrado y
descrito con el fin de resolver problemas aplicando una retrospectiva personal;
“comenzando por el principio”: Tratar de conocernos a nosotros mismos, como
principio y fin de una vida placentera soportada en la verdad que aunque
dolorosa, ninguna otra medicina es efectiva en la búsqueda de la felicidad, si
aceptamos nuestra verdad en ese espejo, estamos en el umbral de esa felicidad
tan buscada.

Hoy día, la tecnología ha encontrado
inclusive una solución a la parálisis cerebral por medio de un espejo virtual,
el paciente es ayudado por medio de la computadora a crear imágenes virtuales
de personas con distintas actitudes y actuando con el interesado, el
resultado ha entregado muy buenas expectativas de solución a enfermos antes
marginados y me imagino que quienes laboran como investigadores, cada día
encontrarán terapias múltiples que poco a poco ayudará a todo tipo de enfermo.

Pero quienes nos consideramos no enfermos
o “sanos” de acuerdo a los

parámetros que nos han inculcado desde niños,
debemos aceptar primero que el objetivo es “conocernos a nosotros mismos”, el
engaño no cambia de cara, acepto y concluyo entonces que: “El espejo es mi
mejor amigo”, el espejo siempre me dice la verdad, el espejo me hace sufrir y
hasta llorar, pero nunca me engaña.

Anuncios

Estándar
Sagitario y sus símbolos
Por: Julio Torres

Sagitario, nombre que significa “flecha”,
se dice que Sagitario es un ser mítico y fantástico en todo su esplendor,
simbólicamente le preguntamos a un ser Sagitario a donde quiere lanzar su
flecha y le diré quién es. Sagitario se representa con la figura dl Centauro,
es como un dragón, ser fantástico salido directamente del universo de los mitos
inventados por los seres humanos, salidos de su imaginación o de su
inconsciente, ejercen sobre nosotros la misma fascinación que los dinosaurios,
porque encarnan nuestros instintos más puros, ya que se encaminaron hacia su
propia destrucción por avidez inconsciente.

Cuando observamos el símbolo fantástico e
irreal, noveno del zodiaco, retiene nuestra atención tal vez, el caballo, el
hombre o la flecha; el Centauro tiene el cuerpo de un caballo, pero en lugar de
una cabeza de caballo tiene un busto de hombre con cabeza y brazos, por lo
tanto diremos que es un ser medio hombre que predomina sobre el animal, si
fuera a la inversa, el caballo predominaría sobre el hombre, entonces, lo que
marca la diferencia es la flecha, ya que en la dirección en la que el centauro
dirija la flecha, entenderemos que parte de su cuerpo privilegia; lo
maravilloso es que las imágenes nacidas de la imaginación de nuestros
antepasados, hayan podido permanecer en el tiempo y revelen pensamientos tan
actuales.

El sagitario del primer decanato del 22
de noviembre al 1 de diciembre tiene el cuerpo de caballo dirigido a la
izquierda, pero el busto de hombre dirigido

hacia atrás a la derecha con el
arco tensado, se encuentra inmóvil, dispuesto a disparar y si es cierto que, en
el centauro el caballo y el hombre se fusionan formando un solo ser, propicia
la sensación de fusionarse arco, flecha, incluso la diana que no vemos, pero él
si la ve, significa que tiende a ver su pasado, pero de un pasado ambicioso que
muestra y actualiza simbólicamente con la punta de la flecha; es el universo de
la sabiduría que da nombre al primer decanato.

Del 2 de diciembre al 11 de diciembre,
segundo decanato, nuestro

Centauro va hacia adelante, galopa con el arco
tensado y alejado del cuerpo, salvo que tenga una habilidad fuera de lo común
le será difícil dar en el blanco, desde luego que suponemos que no lanza
ninguna flecha, la aljaba atada a la espalda muestra que no ha lanzado flecha
alguna, la fogosidad y la potencia emanan del movimiento de su cuerpo de
caballo, mientras que todos los músculos de su torso se tensan como el arco, en
este decanato vemos un ser muy seguro del presente, dinámico, en movimiento, en
acción, nunca estático ni fijo para siempre, aquí el tiempo no se detiene, es
el decanato de las aventuras, eso es lo

que simboliza el número de flechas y
que lanza aquí y allá por donde quiera que pase, ampliando su campo de acción a
medida que avanza.

Cerramos este artículo con el tercer
decanato comprendido entre el 12 y el 21 de diciembre, representado por un
Centauro inmóvil, sus cascos están plantados sólidamente en el suelo, sus patas
firmes y rectas, nada muestra fragilidad, el busto ligeramente hacia atrás, el
brazo izquierdo tendido hacia el cielo, los ojos fijos en el eje de la flecha
levantada hacia el cielo, simbolizando el espíritu, las ideas, las aspiraciones
y el destino de

este centauro son ambiciosos y elevados, está dispuesto a lanzar
la flecha más allá de lo que nunca podrá alcanzar pues, el marco de este
decanato es un ideal, es el universo de las convicciones sólidas, así dirigirá
la flecha hacia un objetivo idealista o humanitario, una causa noble y
generosa, así avanza el sagitario del tercer decanato.

 

Sin afán de parecer reiterativo, me he
permitido mostrar a usted de manera simple cada uno de los tres decanatos del
signo Sagitario, que dentro de esa actitud a veces un tanto misteriosa, quiero
cerrar este cuadro de la manera siguiente: El primer decanato del 22 de
noviembre al 1 de diciembre pareciera que ese personaje vive en el pasado y eso
es lo que lo hace fuerte y resistente pero sabe que es lo que en verdad

quiere
hacer con su vida: el segundo, del 2 al 11 de diciembre vemos al Sagitario que
siempre corre, es el decanato de las aventuras;

el tercer decanato del 12 al 21
de diciembre es quien tiene los pies bien plantados, sabe exactamente qué es lo
que quiere y apunta su flecha hacia el cielo en línea recta como buscando algo
inalcanzable , único; espero que esta guía le sirva a usted o a un amigo, vale
la pena analizarlo.

Milagro en tiempo y forma

Estándar
Milagro, en tiempo y forma
Por: Julio Torres

La historia natural de los milagros mucho
se parece a la historia natural de una vida, de una empresa y de todo cuanto se
refiere a los seres humanos, la buena nueva es que aun cuando somos capaces de
crear cosas desagradables, también somos poderosos de crear cosas muy
agradables en nuestra vida, crear deliberadamente mejores condiciones
personales y del entorno es más sencillo de lo que se imagina y las condiciones
necesarias que permiten lograrlo son verdaderamente naturales.

La sabiduría de la naturaleza siempre se
hace presente, entonces, se

requiere establecer un modo de tranquilidad y
quietud que nos permita ejercer una vacuidad, es decir, “vaciar” un poco de lo
que utilizamos normalmente con el fin de crear un espacio suficiente y que el
universo pueda entregarnos su bondad y conocimiento y llene ese espacio que
hemos desocupado, pero con aquello que pedimos y que necesitamos simplemente
porque ya no estamos llenos y ese lugar vacío nos regalará el espacio
suficiente que ocupará el milagro solicitado.

Pero hay más, debemos conseguir que
nuestra vida e intención se muevan en la misma dirección, como se mueve el
universo, él nunca

cambia de dirección, nunca tratar de nadar contra corriente,
si lo que queremos lo enfilamos en distintas direcciones, el universo no va a
saber exactamente qué es lo que queremos, lo cual equivale a entorpecer la idea
y por ende, su progreso, así que siempre debemos ajustar el curso de los
acontecimientos, cambiar el objetivo simplemente por el placer de cambiarlo
resulta un atentado al flujo universal.

Una buena medida, implica o condiciona el
preguntar, si sabemos lo que realmente queremos, el universo cumplirá el pedido
con sorprendente

precisión; nunca tratar de pedir algo que no está conectado con un propósito alto, esto condiciona a involucrar y maximizar,
es como la expansión de lo que ya existe, el universo es muy cuidadoso, rechaza
con odio la pérdida, quien utiliza su energía con valorada gratitud y cuidado
invariablemente es recompensado, no utilizar nuestros dones, tarde o temprano
los perderemos.

El “dar” alivia la congestión, es decir,
el dar ayuda mucho cuando se

presentan eventos o fenómenos que desconocemos o
que simplemente no comprendemos, es entonces cuando el dar resulta muy
efectivo, pero sin esperar nada a cambio, el universo no pone condiciones
cuando da, lo que pide es muy poco y sencillo, solo requiere que aquello que se
pide permanezca “aterrizado” porque el poder fluir adecuadamente solo implica
“cerrar el circuito” del cielo a la tierra en el sentido creado desde el
principio de los tiempos.

El propósito como seres humanos debe ser
aprender a ver “lo mejor” y desear lo mejor, aunque ello pareciera
inalcanzable, ver o visualizar lo que deseamos es fundamental, inclusive
pudiera ser imposible, no importa, lo verdaderamente importante es estar armonizados
con el universo, y que la condición de agradecimiento funcione al unísono con
el trabajo universal, pero cuidado, si la armonía es negativa, también se
cumple, es por eso que los mecanismos de solicitud deben contener una buena
carga de bondad y agradecimiento.

Ayudarse a sí mismo es otra condición
básica, las cosas no ocurren

simplemente así, espontáneamente, es necesario el
esfuerzo personal, de otro modo las cosas o las peticiones jamás se cumplen, ya
vimos que la energía fluye de manera cíclica a través del universo, cuando se
trabaja con una circulación de flujo es cuando los milagros ocurren y no de
otra forma, desde tiempos remotos se ha dicho que en “la forma que damos” es
“la misma en la que recibimos”, lo anterior obliga a ser o estar “abiertos a lo
que va a suceder, estar listos y dispuestos a aceptar el flujo que nos llega,
gozarlo y tomar conciencia de lo que llega.

 

Los milagros existen, ni dudar de ello y
han existido desde la noche de los tiempos, los milagros suceden a cada momento
en todo el universo, pero los milagros obedecen condiciones exactas y muy bien
estructuradas, vale la pena reafirmar que nada es casualidad, que todo es
producto del principio de causa y efecto, es decir, que si lo que solicitamos
se encuentra ajeno al orden universal, es como si pretendiéramos solicitar algo
en nuestro idioma a una persona que nació donde se habla un idioma distinto al
nuestro, de tal manera que me quedo con la necesidad de comprender primero, el
funcionamiento del universo, él es preciso y concreto, y si logro conocerlo, es
seguro que el milagro que solicito se cumplirá en tiempo y forma.

La importancia de llamarse viejo

Estándar
La importancia de llamarse viejo
Por: Julio Torres

Ser viejo es una experiencia maravillosa,
qué lejos se ve en este momento, cuando a mis 20 años, por circunstancias
especiales ingresé al mundo del espectáculo televisivo con bastante suerte o
casualidad, o mejor dicho, por causalidad, ya que la experiencia marcó
mi vida de manera contundente, eran los años sesenta, los Beatles lograban su
máxima expresión, fue la época romántica de la televisión en México, surgieron
a la fama muchos jóvenes que hasta la fecha siguen siendo famosos, cada uno en
su especialidad.

A mis 20 años es posible que me haya
referido a los mayores en la misma

forma que lo hacen de mí los jóvenes del
momento, pero, más que molestarme considero que cada día me hacen más grande,
es decir, pareciera que me elevo a niveles nunca antes alcanzados, hoy, los
problemas más grandes en realidad me parecen cosa de juego de niños, la
experiencia acumulada me permite resolver satisfactoriamente cada problema que
se aparece en mi camino, esa es la importancia de llamarse viejo, en realidad,
la vida que me ha tocado vivir ha sido magnífica, por sistema he estado frente
a una serie de retos que por fortuna he podido enfrentar con resultados
efectivos.

Llegan a mi mente una serie de nombres de
personas que al mismo tiempo que yo, tratábamos de triunfar en ese medio
complicado y con diferentes grados de dificultad y luchamos desde nuestras
“trincheras” con esa pasión tan necesaria en la búsqueda del triunfo, muchos lo
lograron otros desistieron y algunos como yo, preferimos mantenernos detrás de
cámaras porque eso era lo que en realidad nos proporcionaba placer y nuestro
trabajo recibió la justa remuneración, quizás no a la altura de nuestras
expectativas, pero desde mi punto de vista puedo afirmar que la vida fue
bastante benévola conmigo, lo cual me permite

afirmar que la vida nada me debe,
soy yo quien le debe a la vida.

Una observación muy personal, me permito
describir, la televisión sigue siendo la hija legítima del siglo XX y continúa
en este siglo XXI, a la fecha el aumento en el tamaño de las pantallas me temo
que no ha resuelto la restrictiva que se presentaba cuando la pantalla más
grande de los televisores convencionales era de 20 o 25 pulgadas, toda vez que
el contenido de lo que allí se presenta carece de importancia o atractivo, con
tristeza observo que en sitios públicos, las pantallas se han convertido en una
parte de la decoración y solo se utilizan o voltean a verlas cuando se
transmite un evento de masas como es el fútbol particularmente.

En nuestra empresa: “Alcalá producciones”
hemos trabajado el último año tratando de implementar un sistema atractivo por
medio de la técnica de hace muchos años, acudiendo a la definición que nos
presentaba nuestro maestro de producción de televisión cuando solicitaba en
clase una definición de “televisión” y aunque nos aplicábamos bastante tratando
de emitir una buena definición, el maestro simplemente declaraba: “Televisión
es televisión” y esta definición me parece que sigue vigente, el reto es lograr
que las personas que se encuentren en sitios públicos dirijan la mirada hacia
las pantallas, en Alcalá Producciones” creo que el próximo año estaremos en
posibilidad de probar que “televisión es televisión” .

Hoy no podemos utilizar la técnica
antigua, las circunstancias son

diferentes, no debemos olvidar que los
teléfonos pequeños han reducido el tamaño de las pantallas, de manera que el
reto es grande, sin embargo, considero que lo ideal sería que las cátedras
sobre producción evolucionaran bajo una temática adecuada a los tiempos que
estamos viviendo, desde luego que la programación parece que no debe ser de
información pedagógica, pues la infinidad de páginas de todo tipo de temas
ofrecen más información que la que por la pantalla podamos proporcionar.

Aun así, pienso que no todo está perdido,
lucharemos día a día hasta encontrar la manera de dar a cada pantalla el mejor
uso en bien general de la humanidad y de este país y de Puebla en particular, es
posible que regresemos a la utilización de alguna manera sobre la enseñanza, la
educación y la información sobre los asuntos de interés social, es posible que
estemos en el umbral del gran cambio

social adecuado del siglo XXI, donde los
sistemas conocidos terminen por sucumbir ante las propuestas de esta nueva era,
la era de Acuario, pero con la sabiduría además del valor e importancia de
llamarse viejo.

La imaginación y algo más

Estándar
La imaginación y algo más
Por: julio torres

Cuando escribo estas líneas, es fácil
imaginar que lo hago en la mañana de cualquier domingo en el que no tengo plan
alguno, la familia no ha diseñado actividades concretas y es ahora que doy
“rienda suelta” a este asunto de la imaginación que las actividades diarias
impiden “darle cuerda” a esa facultad que nos ha regalado el hacedor de todo
esto llamado “mundo” y como soy un aficionado a la música, en este momento
escucho a Lennon interpretando “Imagina”.

El músico instrumentista y compositor: John Winston Ono Lennon, que
saltó a la fama como uno de los miembros fundadores de The Beatles,

una banda
de rock británica activa durante la década de 1960, nacido el 9 de octubre de
1940, en Liverpool, reino unido
y en este momento escucho: Imagina a
toda la gente, Vivir para hoy, Imagina que no hay país, no es difícil de hacer,
Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz, No hay necesidad de codicia o
hambre, Imagina a toda la gente, compartiendo todo el mundo.

Paralelamente a este momento escucho las
noticias del día anterior y me entero que aparecen  inconformidades a lo largo y ancho de mi
país, México, gente que ejerciendo su derecho a la manifestación de las ideas,
pero en un momento no planeado, o tal vez sí, las cosas toman nuevos rumbos y
todo se “descompone”, los daños a personas y propiedades que nada tienen que
ver con los conflictos ahora resultan incalculables, pareciera que el “estado
de derecho” está carente de importancia de quienes de ello deben ocuparse.

Pienso que el deseo más grande a que
puede aspirar todo ser humano es a la tranquilidad personal y de la familia,
soñar que todo se puede lograr debe ser un privilegio que nos entregan desde el
momento en que nacemos a este mundo, pero también acepto que el equilibrio
natural es parte del proyecto divino, esto es, que la bondad y la maldad
habremos de aceptarlas como parte de ese equilibrio, creo que la razón de
existir de las personas o grupos que regulan o controlan la actividad social de
un lado y otro, deben, como resultado del cumplimiento laboral en favor de la
sociedad a la que prestan el servicio, otorgar paz y tranquilidad

suficiente en
verdad.

Debemos comprender que la vida no es
totalmente “dulce” ni totalmente “amarga”, cada día y cada instante nos vemos
en la necesidad de solucionar uno u otro aspecto, lo cual nos enseña que
debemos tratar de conducirnos dentro de un marco central de equilibrio, de
manera que el sueño de que todo sea totalmente bueno y armonioso, debe quedarse
en eso, en un sueño hermoso, pudiera ocurrir que a determinada persona cercana
a nosotros sea feliz con lo que a nosotros nos causa dolor y problemas, ¿Será
acaso que esa persona experimente

confort cuando algo no resulta como lo
esperaba?

 

Lo importante es que nunca abandonemos
los sueños, John Winston Ono
Lennon, tal vez durante muchos años soñó lo que nos platica con su obra
musical, el mensaje que pretendo guardar dentro de mí, debe ser sin lugar a
equivocarme, la maravilla de los sueños, o la maravilla cuando imaginamos que
todo puede ser hermoso, pero repito, lo bueno y lo malo son complementarios,
que vida sería si todo fuera bueno o todo malo, en tanto encuentro una
respuesta convincente, me quedo con la maravilla que es este mundo, donde con
solo imaginar, puedo viajar hasta en el tiempo, diseñando mi propio itinerario,
y hoy me prometo nunca jamás erradicar la imaginación, el mejor alimento es
imaginar.