Catedral de Puebla, México

Estándar
Puebla de los ángeles

Que lejos estaba de imaginar Don Juan de
Palafox y Mendoza en aquel 27 de diciembre de 1639, al ser consagrado en la
iglesia de San Bernardo de Madrid, que encontraría un medio tan hostil en la
Nueva España. Prefiere recordar su consagración como el día más feliz de su
vida, asistió a la ceremonia en representación del Rey, su primer ministro, el
Conde Duque de Olivares, que emocionado lo abrazó al termino diciéndole: “Don
Juan, grandes cosas espera de vos su Majestad, pero yo espero vuestro triunfo
como padre, como un padre lo desea de su hijo”, demostrando con ello que estaba
en el nivel más alto de la estimación Real.

Entre el selecto grupo de invitados
asistió fray Mauro de Tovar, obispo de Yucatán quien le dijo: “En todo momento
cuente su eminencia con un amigo en las Indias, nuestra misión pastoral
requiere de lágrimas de dolor, tanto como

 

de alegría aliviadas por la
esperanza”. Don Juan de Palafox aún no está tan preocupado por lo que significa
tener que lidiar con los frailes al someterlos, tiene confianza en su poder de
persuasión y convencimiento. De momento, vuelve los ojos a la cédula que más le
motiva, la terminación de la catedral de Puebla, iniciada desde 1536, habían
transcurrido más de cien años en los que hubo muchas suspensiones, la última se
dio en 1618 por orden de Felipe III, como consecuencia del manejo inadecuado de
los fondos destinados a la obra.

Muchas veces se le escuchó decir: “Una
ciudad tan noble merece una catedral a la altura de sus habitantes. Puebla no
nació como un pueble-cito o cualquier villorrio, nació como una ciudad en la
que se han albergado personajes de rancio abolengo, Don Juan de Palafox sabe
que el emperador Carlos V, antepasado de los tres reyes de nombre Felipe, la
distinguió con el título de

“Muy noble y leal ciudad de Puebla”, porque desde
entonces fue asiento de muchos nobles españoles”, Don Juan de Palafox tiene la
idea de instalar algún día en un lugar destacado de la catedral, el escudo real
del emperador.

En su oportunidad Don Juan de Palafox
recorrió la obra abandonada y deteriorada, habían desaparecido muchos sillares
de piedra y piezas labradas de cantera provenientes del cerro de San Cristóbal,
ubicado al norte de la ciudad, los espacios marcados como capillas habían sido
invadidos por familias menesterosas que ahora los reclaman como

suyos y estaban
dispuestos a no dejarlos por nada, el aspecto era deprimente, techados con
desperdicios y enramadas, el Sereno, vigilante nocturno, evitaba pasar por el
sitio, porque el peligro era real. Con los viejos planos en la mano, Don Juan
se detenía en cada lugar tratando de comprender lo que falta por hacer y al
grupo que le acompañaba pregunta: ¿existen todos los cimientos?

Veo que el lugar donde se pretende
construir el atrio, hay muchas casas ¿Es que aún estos predios no pertenecen a
la santa iglesia? Y un

regidor contesta: “Los cimientos del templo existen, las
casa aun no pertenecen a la iglesia, están en manos de los descendientes de
Martín Partidor, quien prometió cederlas cuando fuera necesario, solo que ellos
ahora proyectan cobrar alto precio por los solares.

Como director de orquesta, Don Juan de
Palafox coordina la labor de los técnicos que hacen dibujos y mediciones del
estado de construcción y un día de sol brillante decide celebrar a pleno sol la
misa, que transcurre ligera por el énfasis de alegría que le imprime el obispo,
el sermón se convierte en vibrante discurso que consigue emocionar a los
asistentes ganando para sí el deseo de ayudar,

aportaron generosas cantidades
de dinero cuando se expresó diciéndoles: “Queridos habitantes de esta muy noble
y leal ciudad de los ángeles, debéis sentir el orgullo en esta provincia; este
obispo que hoy les habla, hace algunos años deseaba radicar junto a vosotros en
este jirón de tierra bendita que los fundadores en el año de gracia de 1532
hicieron realidad; se dice que los mismos ángeles la trazaron, tal vez sea una
hermosa leyenda, pero yo quiero creer que fue verdad, porque sin lugar a dudas,
hay algo divino en este lugar que me hace postrarme y desear ser parte de su
historia; ahora mi vida quiero ofrendarla por el más insigne deseo y el más
grande reto, que es llegar a consagrar su catedral con la bendición de Dios que
todo lo ve”.

“Estoy seguro que con la ayuda de todos
vosotros podré conseguirlo, porque es menester erigir este santuario que nos
acercará a lo celestial y al perdón que

todos necesitamos. ¡Bendito sea el
altísimo!”, hincado se persigna y se tiende en bruces en el piso de tierra
figurando una cruz, después de unos segundos se incorpora besando el suelo a la
vez que pronuncia una frase en latín que nadie pudo escuchar. Emocionado vertió
unas lágrimas que secó con la manga de su indumentaria de gala, al mismo tiempo
se escucha un coro de voces cristalinas que interpretan con calidad magistral
el “Panis angélicus”, que produjo en los asistentes un sentimiento sublime de
elevación espiritual. Muchos de ellos también se hincaron persignándose porque
inusitadamente nadie los había emocionado tanto durante una misa.

Los meses transcurrieron llenos de
agotadoras jornadas en que aparentemente no se avanzaba, Don Juan de Palafox y
Mendoza estaba fascinado con ver a los trabajadores pegar los materiales y
escuchar el golpeteo de puntas y cinceles sobre la piedra, le parecían los
arpegios de una sinfonía encantada. Cuando el silencio se hacía presente acudía
de inmediato al lugar de los trabajos haciendo cuentas mentales con el temor de
que los materiales se hubieran agotado y pregunta: ¿por qué no se trabaja, es
que no tenéis ya material? No eminencia, le contestan, es que ya es hora de
comer, y como los alarifes entraron más temprano, empezarán a preparar lo
necesario y celebrar la fiesta

de la santa cruz, el día más grande de quienes
construimos casas y templos.

Don Juan de Palafox y Mendoza, emocionado
más de una vez al día pronunciaba oraciones de gratitud: “Gracias altísimo
padre, no importa que castiguen mi soberbia por querer alcanzar las alturas que
me acerquen a vos; no importa cuanta envidia se desate, no importa un día más
de ayuno, pero por favor que no cesen estos trabajos hasta la consagración”. A
pesar de que estaba lejos de cubrir las naves, Don Juan ya estaba trabajando en
los diseños de los altares, los arquitectos se veían abrumados por la cantidad
de trabajo que les encargaba.

 

Lo anterior es una pequeña parte del
libro que escribió mi amigo: Guillermo Martínez Arámbula, titulado: El Ilustre
Bastardo, vida y obra de Don Juan de

Palafox y Mendoza, y hoy hemos hablado del
inicio de la construcción de la catedral de Puebla México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s