El otro mundo

Estándar

Los comentarios en torno al asunto, vida
y muerte es enormemente fascinante, cada persona comenta esto por medio de
análisis que ha escuchado, pero cuando se le presenta un hecho paranormal, por
sistema se aterra y manifiesta un temor exagerado que nada tiene que ver con
una realidad, más bien lo que la gente recuerda, es aquello que los productores
de cine han querido que sea el mundo de la vida y de la muerte, el mundo de la
parapsicología o mundo paranormal.

Desde hace muchos siglos el ser humano ha
tratado de escudriñar en

ese mundo que no advertimos o que no percibimos con la
facultad de la vista, sin embargo, existen maneras distintas de percibir
fenómenos desconocidos, pero en realidad nada tienen de desconocidos, trataré
de relatar a ustedes algunas experiencias vividas, que impiden negar la
existencia de ese otro mundo, del que siempre han hablado nuestros antecesores
con cierta tibieza, tal vez por el riesgo que significa el hecho de que muy
pocas personas lo aceptan como una realidad.

Si acudimos a los escritos antiguos,
descubriremos que nunca se ha negado la existencia de ese otro mundo, supongo
nada tiene de aterrador, lo que sucede es que a través del tiempo el asunto
vida muerte, se ha utilizado como herramienta de control social, es muy
sencillo hacer que el ser humano le tema a ese otro mundo, porque siempre se le
ha dicho que su mal comportamiento en esta vida le abre las puertas de un
infierno, no imagino exactamente como puede ser, salvo lo que los novelistas de
antaño o lo que las religiones utilizan en su favor.

Alguien sentenció que por mi manera de
vivir es, tengo asegurado un lugar en ese infierno y que permaneceré entre el
fuego por toda la eternidad, desde luego que pregunté ¿exactamente a que se
refieren cuando afirman que voy a permanecer en el fuego? he firmado en el
testamento, que a mi muerte, una persona que se dedica a esos menesteres, se
encargará de incinerar este cuerpo y derramar las cenizas en un lugar que
permanezca verde la mayor parte del año, pudiera ser que obtenga el privilegio
de seguir de cerca el destino de este cuerpo que tantas delicias me ha
permitido disfrutar.

Tal vez este tipo de reflexiones me
incitaron a tratar de investigar cuanto se ha escrito, relativo a la vida y
muerte de los seres humanos, me condujo entonces, a platicar con personas que
se dedican a comunicarse con “entidades” que han vivido en este mundo, por
medio de otras personas que manifiestan la facultad de prestar su cuerpo, con
el fin de que dichas “entidades” del otro mundo, revelen abiertamente sus
inquietudes, pero más que nada ese efecto se ha

utilizado de manera fanática
solicitando soluciones a problemas frívolos.

Asombro tremendo experimenté por la gran
cantidad de textos que de esto hablan, en todos los idiomas y en todos los
tiempos, me entregué emocionado durante más de treinta años con bellos
escritos, otros no tanto, a tal grado que disfruté generosamente infinidad de
conversaciones por medio de algunas personas que “prestan” su cuerpo y permiten
que las “entidades” del otro mundo hablen con quienes nos encontramos en este
mundo.
En el caminar en estos terrenos, encontré
a una persona con mínima preparación académica que sin propiciar ambiente
alguno me decía: Don Diego intenta comunicarse contigo y simplemente ella, la
amiga que me permitía esa comunicación, cerraba sus ojos, y en cosa de 30
segundos me encontraba conversando con Diego, la verdad es que nuestra
conversación resultaba por demás fascinante y rica en conceptos que tal vez,
poco a poco podamos describir por este medio.
Sesiones de dos y hasta tres horas eran
muy magníficas, en lugar de preguntar cómo resolver mis problemas, traté
siempre de entablar una comunicación, tal como se lleva a cabo en una tertulia
de estos tiempos, o parecido a una charla de café, de tal suerte que pude
obtener datos muy importantes, aún sin planear abiertamente, eso me colocó
indudablemente en un lugar de privilegio y tengo muchas experiencias que deseo
compartir poco a poco con ustedes.

Quiero cerrar este asunto por el momento,
refiriendo que incluso disfrutamos algunas veces nuestra conversación en
compañía de una botella de tequila, porque deseaba seguir disfrutando de esa
bebida en donde ahora se encuentra, supongo que es válida esta redundancia, ya
lo explicaré y debo adelantar que hoy día existen escritos que de esto hablan
abundantemente, demostrando que la conexión entre este mundo y el otro, nada
debe extrañarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s