De boca a oído

Estándar

Por: Julio Torres.

Muchas disciplinas recomiendan que al establecer comunicación que podemos llamar natural como es en la oración o simplemente cuando no contamos con un equipo especial que nos permita enviar un mensaje a determinada persona, lo recomendable es tratar de imaginar a la persona receptora de nuestro mensaje y ella lo escuchará.

Por miles de años pareciera que ese ha sido el único sistema utilizado que se denominó como “magia” pero hasta que punto es magia o hasta que punto es una realidad, lo importante es que ha funcionado, nadie sabe como funciona pero el hecho es que funciona.

Muchas veces he recomendado tratar de comprender el fenómeno que ocurre con la oración establecida en la liturgia católica, que cuenta con un regimiento de “santos” adecuados para cada ser humano siempre que existe la llamada devoción que la liturgia establece.

Alguien explicó la mecánica de la siguiente forma: Como generalmente se utiliza la comunicación espiritual con el fin de solicitar ayuda o agradecer un favor recibido, entonces se elige la imagen de un santo o del ser supremo como lo imagine, y solicita o agradece describiendo concretamente dicha petición o mensaje.

Deduzco que no necesariamente es la imagen o la entidad espiritual la que escucha la petición, que en realidad no importa quien la escuche o quien la perciba, lo importante es que alguien reciba ese mensaje y lo transmita a su vez a otra entidad y ella a otra hasta llegar a su destino.

Dicha petición entonces, debe ser lo más concreta y específica posible, ya que coloquialmente dicho, estará siendo transmitida de “boca a oído” como ocurre en situaciones practicadas en este mundo cuando transmitimos un mensaje de “boca a oído”.

En los ejercicios de comunicación humana se le ha calificado como “teléfono descompuesto” al transmitir un mensaje de boca a oído, porque casi nunca llega el mensaje original a la última persona que lo recibe, pues a medida que ese mensaje pasa de una a otra persona, por sistema se desvirtúa en cada paso de la comunicación.

Imaginemos entonces lo que significa hacer una petición divina que carece de los elementos necesarios o suficientes, que permitan afirmar que nuestro mensaje llegará a buen puerto, ya que esa petición pasará de boca a oído en un número determinado de “personas o entidades”.

Sucede lo mismo con la oración y en este caso me refiero a todo tipo de oración en cualquier disciplina, pues si la petición carece de elementos concretos y bien definidos, lo más seguro es que el mensaje nunca llegue a su destino, y tal vez se convierta en el principio de una incredulidad hasta enfermiza en el mundo que nos rodea.

Así pues, se recomienda primero: estructurar un mensaje con todos los elementos necesarios que nos aseguren que no sufriremos un “teléfono descompuesto” y experimentar la frustración de pensar que a quien le hicimos la petición nunca se enteró de ello, o si llegó fuera de tiempo y cuando nos envía la respuesta ya no la necesitamos.

El principio dice que: “Como es arriba es abajo” o sea, que como nos comunicamos entre nosotros de manera cotidiana, no tiene porque ser distinto en los terrenos divinos, pues si como lo establecen las religiones existe ese otro mundo, poblado de quienes ya no se encuentran con nosotros, entonces, no tiene que ser distinto, solo se trata de inteligencias que actúan de manera similar, creo que vale la pena hacer esta reflexión, ¿no le parece?

Conviene entonces hacer ejercicios de comunicación de “boca a oído” y ejercitar la manera de estructurar mensajes concretos y bien definidos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s