El software y el hardware

Estándar

Por: Julio Torres.

Como fantasía, he llegado a la conclusión de comparar las funciones del cuerpo humano con los términos modernos, y concretamente de la tecnología computacional, desde luego, con el fin de encontrar un punto de convergencia entre nosotros los viejos y ustedes los jóvenes, en la manera de intercambiar conocimientos que son los mismos pero definidos de distinta manera.

Desde luego que no pretendo emitir conocimientos ortodoxos en ninguno de los campos, sino un tanto empíricos, con el fin de que lleguen a mayor cantidad de personas y que sean útiles en todo momento y encontrar de ese modo respuestas sencillas pero útiles a todos.

En un artículo anterior dejé establecido que nuestro cuerpo desde el momento en que es concebido en el vientre materno, está fabricado con tal precisión que no existe maquinaria alguna que se compare, tal vez en las fábricas de motores de automóvil pudiera existir algún punto de comparación ligeramente cercano ya que a la fecha dichos motores funcionan casi a la perfección.

Pues así como en la fábrica de motores de automóviles existe un ingeniero jefe, responsable absoluto, así en la fabricación del cuerpo humano existe un responsable absoluto, del cual hablaremos en futuros reportajes, mientras tanto nos quedamos con la idea de que tiene que existir un responsable absoluto en la fábrica de seres humanos.

Ese responsable absoluto tanto en los motores como en las computadoras es muy parecido al responsable de los cuerpos humanos, entonces, conviene definirlos a ambos como los que colocan el sistema operativo en sus máquinas, en unos ya son máquinas listas para el trabajo y en los seres humanos listos a enfrentar la vida.

Conviene comprender que unos y otros van a necesitar de una fuerza que no se fabrica en ninguna parte del planeta, en realidad no sabemos donde se encuentra esa fábrica, unos van a requerir de un elemento que conocemos como electrón y el otro, un elemento que denominamos célula, y unidas muchas células forman un cuerpo viviente de cualquier especie, y muchos electrones unidos forman lo que conocemos como materia, pero ambos requieren ser tocados quizás con una varita mágica que dará vida a esas máquinas.

El motor de automóvil requiere electrones que produzcan una chispa y que el combustible explote y de esa manera mueva los pistones, la computadora requiere también de electrones y con ellos funciona la fuente de alimentación y el sistema operativo se activa, el cuerpo viviente requiere que las células comiencen a vibrar y entonces se vuelve autónomo y así se pueda mover con entera libertad.

Solo falta que alguien ordene como y a que velocidad debe funcionar el motor del automóvil o que alguien le diga a la computadora lo que quiere que haga y en que forma, el cuerpo viviente tiene el mismo problema, necesita que le digan que es lo que debe hacer y como, en los tres aparatos se necesita entonces lo mismo, un software que determine como y en que momento, cada aparato se moverá conforme a su software que serán ejecutados por el hardware que se defina para cada caso.

Ese software organizará los movimientos que haya de hacer el motor y en la computadora, su software le indicará lo que deben hacer sus elementos en el trabajo que requiera y finalmente el software del cuerpo viviente resolverá el manejo de los datos de ida y vuelta durante cada orden que ejecutará el hardware designado, porque ya sabemos que poseemos cinco: guato, olfato, vista, oído y tacto, el software designará que hardware trabajará y en que momento.

Ya tenemos entonces respuestas que nos definen perfectamente la dualidad en las máquinas propuestas y su similitud es asombrosa, esa es la dualidad que vamos a encontrar en todas las disciplinas descubiertas en el transcurso de los años, en el transcurso de la vida, y son datos que aunque se pierden en la noche de los tiempos, de alguna manera prevalecen en el proceso generacional y se repiten.

Un dato agregado es el hecho de que dos seres vivientes que en apariencia tienen el mismo software, actúan de distinta manera ante un mismo evento, una computadora actúa de la misma manera que el motor del automóvil, pero cada uno con diferencias notorias, entonces se desprende de lo anterior que cada ejemplo tiene su propia personalidad, creo que comienzan a tener sentido algunos términos y teorías que están plasmadas en muchos textos por demás atractivos, y una vez que pueda razonar con mayor pulcritud lo que ahora he estado escribiendo, trataré de ampliar lo aquí expuesto a mi saber y entender en futuros escritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s