Apatía y más

Estándar

Por: Julio Torres.

La apatía se describe como la falta de emoción, motivación o entusiasmo, es un término psicológico que produce un estado de indiferencia, en el que un individuo no responde a los aspectos de la vida emocional, social y física.

Lo anterior parece ser uno de los males más arraigados en el pueblo mexicano y al parecer ya es muy antiguo, quizás pudo haber iniciado desde los tiempos de la conquista de la gran Tenochtitlan, cuando el domino español fundó lo que se conoció como La Nueva España.

Es posible que esa “conquista” manifestara rasgos similares a los del pueblo de Israel cuando fue esclavizado por el poder egipcio, lo cual puede conducirnos a encontrar puntos de convergencia que parecieran ser la base de esa apatía que nos ocupa.

Muchas veces me he encontrado con gente que pareciera no ser capaz de buscar un avance en su vida, que se conforma con lo que tiene, pensando tal vez, que no tiene caso buscar una evolución ya que las cosas están bien y son suficientes, sobre lo que conocen como vida.

Haciendo un balance de lo sucedido en el mundo entero en todos los tiempos, parece que el problema de apatía es parte de algunos seres humanos o tal vez de muchos, finalmente alguien va a ayudar, ya sea por fraternidad o por el simple deseo de buscar la buena vida eterna como lo dicta la religión que sea de su agrado.

Pero considero que la apatía puede ser una especie de enfermedad, la experiencia nos dice que muchos seres humanos viven toda su vida esperando que alguien o algo les proporcione lo suficiente, que les permita una supervivencia adecuada a sus aspiraciones, lo malo es que esa actitud es digna de un esclavo que acepta su esclavitud como un mandato divino.

Pienso que la mejor manera de erradicar ese estado de apatía o ese estado de esclavitud es la educación, ese recurso social que anima a las personas a buscar nuevos caminos, a erradicar el conformismo, a despertar cada día con nuevos bríos, nuevas fuerzas, capaces de encontrar los caminos que impidan caer en vicios y pasiones.

Evitar también convertirse en presa de fanatismos radicales que lo único que buscan es someter a los seres humanos al capricho de dirigentes ambiciosos y posiblemente hipócritas que conociendo la ignorancia de la gente, diseñan mecanismos de dominio aunque antepongan una bandera de buena fe.

Los seres humanos que son presa de la apatía y que su comportamiento es digno del último de los esclavos, solo tienen que imaginar la libertad en todas sus manifestaciones, esto es, libertad de pensar, libertad de imaginar, libertad de decidir, libertad de soñar, libertad de amar, libertad de todo lo imaginable dentro los cánones de las buenas costumbres y dentro de las leyes de cada país.

La apatía creo que si es una enfermedad y como tal debe tratarse como cualquier otra patología, la recomendación es ingerir algunas capsulas de alegría, de voluntad, de propósitos, de esperanza y vencer al estado de esclavitud, todos podemos ser libres, todos podemos ser triunfadores, todos podemos vivir placenteramente, todos estamos hechos del mismo material, lo que nos hace distintos es nuestra mente, educación y fuerza de voluntad, entonces, adelante, dejemos de ser esclavos, vamos por nuestro triunfo, nada lo impide, la apatía sí se puede vencer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s