El final del principio

Estándar

Por: Julio Torres.

Una vez que hemos incursionado en todos los temas sobre mente, memoria, consciencia, alma, materia, electrones y todo lo que hemos tratado en los últimos reportajes  con todos los obstáculos que encontramos en el camino, hoy quiero sintetizar lo mejor que se pueda con el único fin de dejar en claro el objetivo primordial que es conocerse a si mismo.

Desde la infancia cuando percibimos las primeras impresiones, la información ha sido archivada en nuestra memoria y allí permanece con las imágenes más bellas y las palabras exactas, se ha probado muchas veces que esto que digo es cierto, pueden preguntar a cualquier mamá lo que platican con su bebe y después de años hacen una retrospectiva con resultado sorprendente.

Cuando analizamos la manera de funcionar de la memoria, no queda más remedio que declarar que le debemos regalías a san Agustín, por haber fincado las bases de fabricación del disco duro de las computadoras actuales, pero tal vez él, quedó a deber regalías a quien fabricó nuestro equipo de memoria que sigue vigente.

Dice san Agustín: “Y llegaré a los extensos campos y a los espaciosos palacios de mi memoria, donde se encuentran guardados los tesoros de innumerables imágenes, producidas por todo tipo de cosas percibidas por los sentidos”.

Es importante recordar que san Agustín vivió entre los años 354 y 439, muchos siglos antes de la utilización de la computadora y que ahora podemos comparar a la memoria como el disco duro de dicha computadora.

Luego ingresamos a la utilización de los materiales utilizados en las obras escultóricas importantes, todos hemos admirado esculturas de hombres y mujeres talladas con un parecido maravilloso a los originales, esas obras de los escultores se han hecho famosas, inclusive dichos escultores, por haber duplicado en piedra y otros materiales, la anatomía de los personajes  en su apariencia externa, con parecido impresionante.

Más tarde encontramos datos muy interesantes al investigar las diferencias entre un hombre dormido y otro sin vida, cuando supuestamente analizamos una célula sanguínea del hombre vivo y encontramos que en el centro de esa célula existe un punto que vibra y no así en una célula del hombre muerto.

Y cuando analizamos el comportamiento de los electrones vemos que también ellos poseen una fuerza que en realidad no sabemos de donde procede, igual que el efecto vibratorio en la célula de sangre, de tal suerte que la coincidencia nos obliga a pensar que la fuerza en el electrón y la fuerza en la célula de sangre proceden del mismo sitio, es una fuerza divina.

La fuerza unida de las células sanguíneas es lo que hace posible que la maquinaria del cuerpo humano se pueda mover y realizar las actividades que se le pidan, lo mismo va a ocurrir con los electrones, que unidos  formarán una masa que conocemos como materia y esa fuerza que posee cada electrón es lo que hace que esos cuerpos o masas no se desintegren.

Todos hemos admirado esculturas de hombres y mujeres, el cuerpo humano, cuando no tiene vida su parecido a una escultura es admirable, de manera que una vez analizados los estados de la materia encontramos que la fuerza de vida que contiene la célula sanguínea en su centro, lo mismo que la cualidad del electrón con su fuerza propia y que unidas esas dos fuerzas, se manifiesta lo que conocemos como vida.

Se dice que en el ser humano, en el momento de ser expulsado del vientre materno recibe por medio del aire la fuerza de vida en cada una de las células de sangre y entonces el recién nacido adquiere vida propia ya sin la ayuda del cordón que le une con la madre, en ese momento ingresa a ese nuevo ser su alma personalidad, ya tiene personalidad propia por el resto de su existencia.

El cuerpo se formó previamente con todos los elementos con los que cuenta la materia, cuyo principio es el electrón, que al unirse a otros mediante la técnica descrita en artículos anteriores se forma la escultura planeada.

Una vez que se cumplen los proyectos que en algún momento explicaremos, lo único que falta es la personalidad que se le adjudicará, porque ya ha sido dotado de consciencia que contiene memoria y cinco sentidos que alimentarán esa memoria, el complemento entonces es su alma que lo identificará como ser único hasta el último día de su vida.

Una vez que una persona adquiere los atributos: Consciencia y alma, ya podemos esperar que sea un genio, o un personaje exitoso o simplemente una persona de bien al servicio de sus semejantes, que cumplirá con el trabajo, la lealtad, la imaginación y todos los atributos a los que tiene derecho todo ser humano.

En la manera de utilizar la consciencia y el alma, ya podemos encontrar la lealtad y tantos otros atributos, pero de eso hablaremos en los próximos reportes, mientras tanto, gracias y hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s