Los electrones

Estándar

 

Por: Julio Torres.

Hablar de electrones es retroceder en el tiempo, sin embargo es tan actual que merece todo nuestro respeto en todos los sentidos y en el caso que nos ocupa podemos describirlos de la siguiente manera: “Los electrones son partículas de espíritu” lo cual puede dar una idea de lo que el espíritu puede ser.

En tanto no se conozca la naturaleza del espíritu, será muy difícil comprender lo que queremos decir por partículas, tomemos estas partículas y considerémoslas como si fueran tan grandes que pudiéramos examinarlas en forma general, pero sin olvidar que los electrones son tan pequeños que en la punta de una aguja caben billones de billones de ellos.

Aunque no los podemos ver, si sabemos cuantos hay en un átomo, esa es la razón por la que necesitamos imaginarlos grandes y poder analizarlos y comprender como actúan, recordemos que esto lo hacemos como forma teórica y comparativa que nos puede dar una visualización de lo que son y cómo actúan.

Si los imaginamos del tamaño de una naranja y cargados de una energía o fuerza y poder que los mantiene girando así como el planeta tierra lo hace sobre su eje y a una velocidad enorme que por ahora no la podemos medir, los vemos que vibran y hacen cosas, y esas vibraciones viajan por el espacio en línea curva o en arco.

Cerrando los ojos podemos imaginar miles y liles de estas esferas llamadas electrones moviéndose en sus orbitas en un espacio oscuro pero cada una de estas esferas resplandece con una luz brillante que parece emanar del centro de cada una, girando y trasladándose como si fueran cometas, de norte a sur o de este a oeste y en todas direcciones ya que no hay un punto de referencia que nos indique cual es el norte.

Una y otra vez puede ocurrir que dos de ellas se encuentren y se estrellen por alguna causa y de ello se forma otro fenómeno hasta el momento desconocido para nosotros, pero nunca se detienen, muchas veces quedan unidas al mismo tiempo que su movimiento es igual como duplicando la fuerza y hasta cambian la trayectoria de su movimiento.

Tal vez ocurra que dos electrones pegados encuentren un tercero que se una a ellos lo cual constituye una nueva unidad vibrante, moviéndose en una línea diferente, tal vez podamos ver muchos electrones amontonándose a otros, quizás hasta ver a otros que son rechazados y alejarse en busca de nuevos sitios.

Así podemos imaginar que vemos en el espacio oscuro los extraños movimientos de estos cuerpos que identificamos como electrones lo que nos invita a imaginar la manera como la materia puede entrar en formación al unirse esas pequeñas fuerzas con energía propia.

Pero la materia o la masa, formada de esta manera por los electrones es tan pequeña que no existe aparato fabricado a la fecha que nos pueda mostrar este trabajo, de manera que solo nos queda imaginar que así es como puede o podría formarse la materia o la masa en nuestro mundo de formas.

De lo anterior imagino que podemos asegurar que “los electrones se unen para formar átomos” la ley resulta muy simple: Si son iguales, se rechazan, si son distintos, se atraen, esta ley de la composición de la materia es algo de lo más importante que el ser humano ha encontrado en su andar por el mundo de la investigación.

Lo fundamental es que si aceptamos que la fuerza, la energía y el poder se concentran en cada electrón y que lo mantiene vibrando, podemos afirmar que el espíritu es la energía vibrante que fortalece las manifestaciones de la materia, pero de esto hablaremos en el siguiente artículo, de manera que le invito cordialmente y hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s