Conclusión prueba simple

Estándar

Por: Julio Torres.

Ampliando el experimento expuesto en un artículo anterior en el que nos colocamos ante dos cuerpos casi iguales y vestidos con ropas parecidas, llegamos a la conclusión de que uno de ellos está vivo y el otro está muerto.

La prueba simple de la aguja con los cuerpos del hombre vivo y del hombre muerto entrega conclusiones muy interesantes, recordemos que cuando estimulamos el cuerpo del que consideramos el hombre vivo, al ser tocado apenas con la aguja, de inmediato se manifiesta la respuesta moviéndose e inclusive hasta despertando y moviendo su pesado cuerpo de más de 80 kilos.

Lo que no ocurre con el cuerpo del hombre muerto que al ser tocado por la aguja, ninguna reacción ofrece, hasta podemos penetrar la aguja a niveles profundos y no surge reacción alguna, ante este fenómeno es que declaramos que ese hombre es considerado muerto.

Nosotros no podemos ver ni sentir qué poder o energía es la que así se manifiesta, lo que nos conduce a la conclusión de que se trata de algo inmaterial que se manifiesta a nuestra observación, usando la aguja en varias partes del cuerpo, percibimos que está presente la misma condición, por eso fue que anotamos en la columna “inmaterial” que la carne posee acción responsiva en todo momento.

Caso contrario o diferente de cuando utilizamos la misma aguja en la carne del cuerpo muerto, donde se aprecia que el organismo permanece inerte, y comparativamente el cuerpo del hombre vivo vemos que su cuerpo cuando lo tocamos con la aguja, ejerce una gran fuerza capaz de mover el cuerpo de distintas maneras, sin aparente esfuerzo.

En la columna “inmaterial” escribimos que el cuerpo del hombre “vivo” tiene un poder controlador, de tal suerte que nos damos cuenta y vemos demostrado otro punto: El hombre vivo no solamente se ha despertado, sino que se da cuenta que está despierto y se da cuenta que ha estado durmiendo en nuestra presencia.

Con todo lo escrito en las columnas “material” e “inmaterial” llegamos a dos conclusiones importantes que parecen tan lógicas y tan verdaderas: Primero.- La composición del cuerpo humano consiste de cosas materiales e inmateriales, ambas dándole al hombre su existencia y manifestación.

Segundo.-La diferencia entre un cuerpo “vivo” y uno “muerto” es la diferencia de las cosas “inmateriales” que hemos anotado, en otras palabras, hemos anotado las cosas no presentes, en el cuerpo “muerto” o sea, las cosas inmateriales que son las que envuelven actividad voluntaria e involuntaria y consciencia.

Recapitularemos en este simple análisis del cuerpo humano, hemos encontrado que hay dos elementos que constituyen la expresión del hombre en la tierra: Lo material y lo inmaterial y la diferencia entre un hombre vivo y un hombre muerto consiste, en la presencia o la ausencia de los elementos “inmateriales”.

Cuando los elementos inmateriales se han ido, o están ausentes, queda el cuerpo humano, pero todas sus manifestaciones como hombre, desaparecen junto con él, su misión en esta vida. El cuerpo muerto solo es arcilla aunque su forma sea definida.

Puede parecer un hombre, como lo sería una estatua de mármol, pero la parte real o esencial, la parte que hace meritorio a todo el resto, ha partido, el hombre deja de ser eso para cuyo propósito fue destinado.

De tal suerte que si encontráramos esa razón, si conociéramos todo acerca del hombre, especialmente la parte importante de él, comenzaríamos por analizar los elementos “inmateriales”, Pero de esto hablaremos en un reporte futuro, mientras tanto, hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s