Fantasía e imaginación

Estándar

Por: Julio Torres

La fantasía juega y complace; la imaginación ordena y obliga.

La imaginación crea; la fantasía solo combina, la fantasía transmuta por un momento la hoja marchita en el metal más precioso; la imaginación constituye una transmutación alquímica permanente.

Lo que es fantástico en la religión puede divertir temporalmente al alma, pero lograr una verdadera regeneración requiere la profundidad de una imaginación consagrada, la fantasía cambia la forma, la imaginación transfigura el motivo.

En algún momento hablamos sobre los axiomas de perfección que abarcan el orden físico, moral, intelectual y espiritual que nos permiten comprender el sueño de la belleza, del amor, de la poesía y el misticismo.

Con ello comprendemos que la imaginación lo es todo y reconocemos que con ese hecho encontramos una razón más para acudir a los poetas, porque ellos son los Hierofantes de la imaginación.

Los hechos, los principios y las teorías de las ciencias ocultas o herméticas son estériles, hasta que son vivificadas por el poder de la inteligencia. Las artes mágicas tienen poderes esotéricos y son espiritualmente iluminadoras únicamente en el plano purificado de la imaginación suprema.

El verdadero plano de la magia es lo psíquico, la ciencia mística enseña como volver realidad el sueño, aquello a lo que se le llama hechos de la magia, ofrece en cierto sentido una guía a la aspiración coadyuvando a la facultad creativa de la mente para que adapte e interprete los sueños como ella quiera.

La ciencia mística no deja duda sobre las teorías románticas o brillantes, pero poco dignas de confianza, la investigación psicológica y la transmutación química de lo que es común promueve el propósito del alma.

En este momento entra en juego esa otra gran facultad que poseemos los seres humanos: El alma, que junto con la conciencia se convierten en factores fundamentales del comportamiento humano, ya hemos visto como la imaginación y la fantasía se identifican como parte de la conciencia que trabajando en equipo con el alma es como somos capaces de creaciones maravillosas que hacen nuestra vida muy placentera.

Aunque dos personas realicen un mismo trabajo, mediante una idea, cada uno de ellos podrá realizar dicho trabajo casi igual, pero el alma es lo que logrará que cada uno de ellos imprima algo que conocemos como personalidad que entregará resultados parecidos pero distintos.

Todos los procesos vertidos en este escrito se han repetido en todos los tiempos, los procesos naturales a través de los cuales las amarguras y las trivialidades del pasado son eliminadas inconscientemente por la mente en retrospección iluminando las perspectivas de la memoria con una brillantez suavizada y embellecida.

Los más grandes prodigios creados por la magia no alcanzan no alcanzan la grandiosidad indefinida, la sublimidad y significación de la fuente de inspiración que crea por medio de la imaginación.

Es claro que la imaginación es el verdadero canal de la creatividad, nunca la fantasía.

Este es el verdadero secreto del brillo de la fantasía y de la consiguiente proximidad y realismo del país de las hadas en la mente tan impresionable de la niñez, podemos deducir que la influencia común del conocimiento no ha tenido tiempo de trabajar.

Es muy importante entonces tratar de comprender la diferencia entre fantasía e imaginación, ya que pertenecen ambas  a la conciencia y eso suele provocar confusión, y una vez comprendida la diferencia, ahora ya podemos comenzar con el análisis del alma, pero eso será en un futuro próximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s