Propósito de año nuevo

Estándar

A sus 19 años de edad, la nieta Lulú nos cuenta que su propósito de año nuevo es conservar la línea delgada que para mi gusto no es necesario pues veo que ella luce hermosa.

Comienza por 0rganizar una “rutina” de ejercicios que inicia a temprana hora en uno de los aparatos dentro de la casa, lo hace con esmerada entrega con lo cual supone conservará su figura esbelta que tanto trabajo ha requerido.

En un momento dado suspende el ejercicio, imagina que sería muy efectivo trasladarse a un gimnasio que se encuentra a cinco o seis kilómetros de distancia, lo que le obliga a vestir ropa adecuada y emprende el viaje en un taxi.

Lo complejo del tránsito en la ciudad impide avanzar con la rapidez esperada, aquello se convierte en un estado de ansiedad provocado por el avance tan lento y la molestia consecuente.

Aparece entonces una jovencita ataviada con un vestido que se infla poco a poco, de acuerdo con los movimientos acordes a una música un poco extraña, cada determinado compás el aumento en el volumen de su vestimenta aumenta proporcionalmente.

En determinado momento, Lulú desciende del taxi, su desesperación porque el taxi no avanza y al pasar junto a la persona que está bailando en la calle con el vestido inflable, le invita a bailar con ella y le proporciona un vestido similar.

Ambas continúan bailando y Lulú percibe como en cada movimiento su vestido aumenta de volumen sin comprender que es lo que provoca que el vestido aumente su volumen, pero ahora  aprecia que no puede dejar de bailar al ritmo de la música.

Es una melodía que aumenta de velocidad paulatinamente, a medida que pasa el tiempo a Lulú le resulta imposible desprenderse del vestido, todo intento por detener el baile resulta imposible y a eso agrega el aumento de volumen del vestido.

Aumenta a tal grado el volumen del vestido, que comienza a llegar a la altura del cuello y poco a poco va disminuyendo no solo la visión, sino que la respiración también se dificulta.

Surge un temor perfectamente justificado por Lulú, su percepción es que a cada momento su respiración se vuelve muy complicada, parece ya no percibir aire en sus pulmones y trata de gritar pero es inútil, nadie le escucha porque el vestido lo impide.

Además, el ruido que hacen los vehículos con sus bocinas, especulando que con ello el tránsito se agilice, pero resulta ese ruido tan desesperante que de alguna manera Lulú entra en una actitud de pánico, por fortuna logra romper el vestido.

En ese momento, el chofer del taxi trata de hacer que Lulú despierte, pues se ha quedado dormida y le indica que deben regresar al punto de partida, le dice que no hay manera de continuar.

Lulú no comprende que es lo que está pasando, se encuentra entre dormida y despierta, solo acierta a mover la cabeza aceptando lo que el chofer del taxi le indica.

Tal vez este incidente le ayude a Lulú a valorar la necesidad de mantenerse en línea delgada sin llegar al extremo de arriesgar su salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s