El camino largo

Estándar

Todos los días sábado se reúnen los jóvenes del barrio para asistir al partido de fútbol pues han organizado un equipo que compite cada semana en uno de los campos instalados cerca de su domicilio.

Acudir cada semana al campo de juego se ha convertido en una rutina que poco a poco se torna tediosa, uno de ellos sugiere tomar otro camino para llegar al encuentro con mejor condición física al elegir un camino largo.

Van caminando por algunas calles que por momentos pareciera que solo están caminando en círculos que no los conducen a ningún lado, hasta que uno de ellos descubre el error y a partir de ese momento él toma la iniciativa de guiarlos.

Por motivo del tiempo perdido consideran que es urgente apresurar el paso, de otra forma perderán la competencia por inasistencia y no por falta de habilidad.

El apresurar el paso se convierte paulatinamente en carrera y por desgracia, presencian un accidente donde resulta lastimado un pequeño que pudiera ser vecino de cualquiera de ellos.

Algunos tratan de continuar su camino, solo uno de ellos se detiene, comienza a solicitar ayuda a las personas que van pasando y al poco rato llegan las asistencias adecuadas que se encargan del servicio.

El tiempo transcurrido indica que va a ser difícil cumplir con el compromiso del fútbol y piensa que lo mejor será llegar hasta el campo de fútbol y explicar la causa del retraso.

Las consecuencias no las cuantifica pues fue más importante el servicio prestado al niño accidentado, por razón humanitaria, como buena obra del día.

Al llegar al campo de juego encuentra que ambos equipos ya han iniciado el partido de fútbol, el entrenador le reprende por su falta y el se mantiene callado sin protestar.

En castigo, le impiden participar del encuentro pero él sigue firme en su convicción, entendiendo que lo que hizo fue con la esperanza de que el niño accidentado recibiera la atención debida.

El sábado siguiente se reúnen como de costumbre y deciden escoger el canino corto para evitar ser descalificados en caso de ocurrir otro imponderable y todos obedecen.

El entrenador decide no permitir a nuestro amigo participar en el encuentro porque considera que el castigo por haber fallado el sábado anterior debe ser más enérgico.

Termina el partido con un empate y todos se reúnen en uno de los costados del campo de fútbol, luego aparecen un grupo de personas, familiares todos ellos, y se dirigen al organizador del torneo.

Le describen el uniforme de uno de los equipos y caminan entonces al lugar donde se encuentra nuestro amigo y le entregan un obsequio de buen tamaño sin describir el contenido.

Piden que el organizador y el resto de los jóvenes se reúnan con el fin de exaltar la figura de nuestro amigo por la valentía de atender a su hijo en el accidente de la semana anterior, manifestando que gracias a la rapidez con la que atendió a su hijo, goza de salud completa.

Todos felicitan al joven y el entrenador promete que nunca más castigará a nadie, sin antes escuchado la disculpa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s