Imagina un viaje

Estándar

Imagina que andamos por la vida cargando el peso de nuestros propios conflictos e imagina que encontramos la forma de liberarnos de ellos y de ciertos sentimientos negativos, imagina que podemos hacerlo con la misma facilidad con la que nos desprendemos de algo que no usamos.

Muchas veces la vida nos resulta muy pesada como si permanentemente cargáramos un equipaje muy pesado y sobre los hombros, es lo que acumulamos conforme avanzamos en edad y que no sabemos que hacer con tanta cosa inútil que agregamos al bagaje,

Algunas personas se levantan por la mañana y antes de comenzar el día cargan en su propia maleta sus angustias, sus penas, van acomodando en los espacios vacíos algunos recuerdos negativos por si hicieran falta.

Algunos elementos de culpa, recuerdos acumulados de miedo al fracaso y no importa que a cada momento el peso específico se incremente, seguimos buscando cargas que agregar a la maleta que cada día se hace más vieja.

Para no perder la costumbre, buscamos espacios libres aunque sean pequeños y en ese lugar guardamos las dudas del futuro junto con los temores del presente y algunos malos tratos de los que cuesta mucho trabajo olvidar.

La valija se cierra con dificultad se coloca sobre los hombros y a cargarla todo el día y nadie puede ayudar, lo que pasa es que nadie sabe que cargamos ese enorme peso.

Lo curioso del caso es que la valija se abre y se cierra todos los días y se agregan algunos gramos o kilos que hacen la hacen más y más pesada, llega el fin de semana e intentamos reducir la carga y todo parece inútil.

La llegada del fin de año, cargada de sentimiento de culpa incrementa los propósitos con muy buena voluntad, sin embargo, la valija sigue con una tremenda carga que no veo como se puede aligerar.

Lo malo es que muchas personas no saben como aligerar la carga y el resultado es que cuando ya no pueden soportar el peso, lo que causa que el cuerpo resulte lastimado y muchas veces de manera irreversible.

Cada día nuestro cuerpo nos está mandando señales que nunca tomamos en cuenta, casi gritando nos dice que ya no soporta la tremenda carga que le hemos obligado a soportar y nuestros oídos siguen sordos.

Lo importante es saber cuando decir: Ya basta, no más carga inútil, no más resentimientos, no más envidias, no más culpas y no más no más, hasta que la valija quede vacía.

Siempre existe un momento mágico que nos permite descubrir que es lo que hemos estado cargando en la valija, de ello habla la filosofía que siempre busca la verdad.

Para que cargar miedos y fracasos, para que dudar del porvenir, carguemos proyectos, ideas, esperanzas de triunfo y buenos propósitos, esos no pesan, hasta podemos caminar jugueteando la valija.

Esa es la razón por la cual muchas personas ven la vida color rosa, son personas que ríen hasta llorar pero de alegría, lo que pasa es que esas personas saben exactamente que y cuanto es lo que deben o pueden cargar en la valija.

Ese es el mejor viaje, cuando sabemos exactamente lo que debemos cargar en la valija de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s