Quiero saber donde estoy

Estándar

La mañana se presentaba con brillantez admirable, nunca antes había visto una mañana tan hermosa, el despertar fue placentero se escucha música que nunca antes había escuchado, me encuentro verdaderamente feliz.

Sentí el impulso de salir y dar un paseo, sentí que era un día libre, supongo que nada impedirá que pueda disfrutarlo en este día que se muestra esplendoroso.

Estoy saliendo de la habitación y percibo el perfume de las flores que se encuentran en cantidades muy importantes, desconozco quien sea el encargado de mantener en inmejorable estado este encantador jardín.

Es más, no se a ciencia cierta que día es hoy ni cual es la fecha, puede ser lunes o martes, me parece que me da lo mismo, todo el ambiente invita a disfrutar esta maravilla de la creación.

La costumbre de saber que es viernes y que por ser el fin de semana es necesario estar alegre porque me espera uno o los días de esparcimiento y desear que no llegue la noche del domingo porque debo estar preparado para trabajar al día de mañana lunes.

Me parece que es una mala costumbre estar anclado en los tiempos, contando los días y contando las horas como si se tratara de un sentenciado a prisión.

Después de todo, en este momento creo que no debe cambiar la actitud, así como me siento en este momento estoy feliz, que importa que sea lunes o martes, tampoco importa la hora que es, por cierto, no he visto reloj alguno que me invite a precipitarme en llegar pronto, porque no se ni siquiera a donde voy.

La actitud de predisponerse se parece a prepararse, pero ¿A qué? Más bien creo que debo predisponerme o prepararme a vivir cada día como si fuera el último de mi vida.

También puedo predisponerme todos los días a realizar grandes cosas, a vivir con intensidad cada que aparezca la primera luz de la mañana y disfrutar cada momento hasta que llegue la noche.

Cuantas veces una actitud o error de alguna persona, logra amagar el resto del día y nada hemos hecho para desencadenar una cosa así, en este momento sigo sin comprender lo siguiente: ¿Por qué le damos el poder de arruinarnos el día a cualquier persona?

Es curioso, en este momento me oigo hablar solo, hasta parece que estoy filosofando, me resulta gracioso, tal parece que toda la vida he tenido problemas para comunicar mis ideas.

Resulta increíble que estoy paseando y me estoy hablando a mi mismo, pero las dos cosas al mismo tiempo, después de todo parece que valió la pena escuchar muchos comentarios en distintos tiempos por personas que de esto deben saber mucho.

Trataré de guardar silencio para poder digerir lo que está pasando, pues nunca antes había tenido tiempo de meditar en las reflexiones expuestas, no se ¿Qué es lo que pasa?

En este momento percibo que no estoy caminando, no siento que mis pies toquen el piso y sin embargo me he desplazado de un lugar a otro, no se tampoco cuanto tiempo ha transcurrido ni que distancia he recorrido.

Lamentable es que no veo a nadie cercano para preguntar si me puede explicar que es lo que pasa, en verdad, comienzo a preocuparme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s