Proteger la sabiduría

Estándar

Proteger un conocimiento es fácil, lo podemos guardar en una disco o en una memoria electrónica, lo cual resulta muy simple, pero, ¿Donde guardar un conocimiento hace miles de años?

Difícil de imaginar en donde guardar un conocimiento o redescubrimiento, que va a servir a las futuras generaciones, cuando solo se conoce una forma rudimentaria de escritura, cuando para definir un tiempo largo solo se entendía como cuarentena.

No es difícil imaginar que la cifra máxima era la cantidad de cuarenta, quizás por los veinte dedos, sumarlos dos veces resolvía el problema para una cantidad mayor.

 Escritos antiguos describen hechos como el diluvio que permaneció durante cuarenta días y cuarenta noches, es posible que este dato sirva para entender la forma como definían eventos de todo tipo con duración mayor a cuarenta.

 Pero los avances en la tecnología, sociedad y mística, seguían adelante, plasmarlos en papiros o cualquier equivalente al papel, rocas o lugares propicios para escribir o dibujar era un buen sitio para guardar los conocimientos.

 Los efectos del gran disolvente que es el agua, no permitía conservar los conocimientos en ningún material, hasta que surgió la gran idea: Guardarlo en un vicio.

 La sabiduría se guardó en un vicio, de esa forma se pudo conservar uno o muchos datos de la época para bien de la humanidad.

 Las cartas del tarot son las que sirvieron para imprimir todo el conocimiento de hace miles de años y como son utilizadas tanto para juego como para adivinación, se convierten en vicio de muchas personas.

 La reproducción exacta de las imágenes de las cartas es lo que valida lo que se intentó guardar y siempre habrá quien las reproduzca integras para conservar el factor suerte tanto en el juego como en la adivinación.

 La historia dice que las cartas del Tarot contienen los conocimientos emitidos por la cábala hebrea, que dichos conocimientos emanan del libro sagrado hebreo, y no deja de maravillar la idea de agruparlos en esas cartas.

 No tengo a la mano pruebas que permitan saber si en verdad las cartas sirvan para predecir el futuro de las personas, pero lo importante es que las figuras plasmadas en cada una de esas cartas contienen una serie de elementos muy simbólicos.

 Queda claro que el ingenio del hombre es el motor fundamental para la evolución de la sociedad y la custodia de la sabiduría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s